JOLIVET 1

La “Sinfonía N° 1” fue compuesta en 1953 durante la década más productiva del compositor. Se estrenó en Haïfa el 30 de mayo de 1954 y presentada en París nueve días después bajo la dirección de Charles Münch.

El primer movimiento, allegro strepitoso, empieza mediante un tema agresivo contrastando con el segundo que podríamos calificarlo como misterioso. Después de un desarrollo bastante tumultuoso la recapitulación cierra el movimiento.

El segundo movimiento, adagio, empieza de un modo vacilante hasta que el primer violín nos presenta un tema pensativo que se desarrolla en forma de arco. Después de alcanzar su punto álgido se va desvaneciendo en una atmósfera trágica.

El tercer movimiento, allegro veloce, correspondería al scherzo, pero lo hace de un modo polirítmico bastante confuso y personal, creando un ambiente bastante dramático.

El cuarto movimiento, allegro corruscante, empieza con llamadas de las trompetas en un ambiente polirítmico. Aires de marcha nos conducen a una especie de tema procesional que cierra la obra.

Una obra de música pura que a pesar de todo se inspira en cuestiones filosóficas eternas sobre la vida y la muerte, lo cual justifica su aspecto eminentemente dramático.