KALINNIKOV 1

La “Sinfonía Nº 1 en sol menor”  fue empezada en 1894 y terminada en 1895 en Yalta. Su estreno se realizó en Kiev en 1897 en un concierto de la Sociedad de Música Rusa, bajo la dirección de Vinogradsky. La dedicó a su amigo Kruglikov.

El primer movimiento, allegro moderato, contiene dos temas contrastados. El segundo es el más atractivo y característico de la obra, por su gran lirismo melódico de un carácter eminentemente ruso. Un tema difícil de olvidar una vez se ha escuchado, por su perfil pegadizo. Después de repetir la exposición, continúa con un desarrollo que emplea una orquestación colorida y formas fugadas. A continuación de la recapitulación una coda concluyente termina el movimiento.

El segundo movimiento corresponde a un andante commodamente. Dos notas repetidas insistentemente por el violín con acompañamiento del arpa durante unos treinta compases, forman la base sobre la que se desarrolla un tema lírico presentado por el corno inglés. Una melancólica melodía interpretada por el oboe es contestada por la cuerda. En la parte central la madera es la protagonista, con una parte de gran lirismo. La melodía dolorosa del oboe aparece nuevamente en la parte final, con las dos notas repetidas del principio del movimiento, terminando serenamente, del mismo modo como ha empezado. El estilo de la obra nos recuerda a Tchaikovsky.

El scherzo nos presenta una danza campesina de carácter ruso. Se presentan dos secciones diferenciadas que luego se combinan. El trio contrasta con la parte anterior con una melancólica melodía del fagot. Luego se repite la primera parte.

El movimiento final es un allegro moderato, que empieza con el primer tema del primer movimiento. Continúa con un nuevo tema agitado y un segundo de tipo lírico. Este tema lírico se transforma más adelante en el principal tema lírico del primer movimiento. En la parte central la música se vuelve muy animada con varios temas, que reaparecen como el del movimiento lento presentado por el corno inglés, pero interpretado con mas estridencia. La obra termina con gran brillantez y solemnidad.