KLAMI 1

La “Sinfonía Nº 1” , fue compuesta entre los años 1937 y 1938. Hacía mas de diez años que Sibelius había terminado su serie de sinfonías. Era necesario una renovación del género. La sinfonía de Klami se consideró como la mas importante escrita en Finlandia durante la década de los años 1930,

El primer movimiento, allegro non troppo, está escrito en forma sonata con dos temas bién definidos. El primero es presentado por el oboe con el rítmico acompañamiento de los timbales que luego es desarrollado por la orquesta. Una breve fanfarria descendente anuncia la entrada del segundo tema. Interpretado por el oboe y el  clarinete es un motivo dulce y ligero produciendo un destacado contraste. El tema es magnificado por la orquesta. El desarrollo empieza con unos motivos contrapuntísticos sobre el primer tema. Después de la repetición de los temas en la recapitulación, una dinámica coda basada en el primer tema cierra el movimiento.

KLAMI S1El segundo movimiento, prestissimo, corresponde al lugar ocupado por el scherzo. Está constituido por breves motivos rítmicos que se unen formando una especie de danza. Los solos de la madera alternan con los motivos orquestales.

El tercer movimiento, andante molto, nos presenta a Klami en su aspecto poético. Después de una sección introductoria es presentado el tema principal que es ampliamente lírico. Una sección central es mas dinámica con motivos en contrapunto. Luego retorna el tema principal de un modo altamente melódico, con un aire de canción popular. En la parte final se llega a una cierta tensión dramática que es apaciguada en la coda.

El último movimiento, allegro maestoso, empieza con un dinámico tema de aire festivo. La entrada de la madera le da un aspecto de celebración  popular. El segundo tema es de características melódicas. Durante el desarrollo, el segundo tema del primer movimiento reaparece de modo triunfante. Los temas se repiten durante la recapitulación. En la parte final toda la orquesta interpreta solemnemente el tema, terminando con una original y divertida coda rítmica. Según la propias palabras de Klami, componer música no debe ser tomado de tal modo que se convierta en una cosa terriblemente seria.

Una obra perteneciente al periodo neoclásico del compositor pero sin recurrir al pasado. El estilo es totalmente propio sin poder observar ninguna traza de Sibelius. Abre el período mas personal de su autor. La obertura “Suomenlinna” Op.30 que se perdió, siendo reescrita en 1944 y su “Concierto para violín” Op.32 escrito en 1943 pertenecen a este período.

El concierto también se perdió después de ser interpretado en 1944 en Estocolmo. Su autor lo volvió a escribir en 1954 antes de ser encontrada la primera versión en 1957. En la partitura se encuentran referencias al estilo de Prokofiev.