LACHNER 2

La “Sinfonía Nº 2 en fa mayor" Op.44 fue terminada en Viena el 9 de febrero de 1833. Al parecer se estrenó en el mes de marzo de 1834 dirigida por el propio compositor. Está orquestada para piccolo, dos flautas, dos oboes, dos clarinetes, dos fagots, cuatro trompas, dos trompetas, tres trombones, timbales y cuerda.

No existe ninguna grabación de la sinfonía, ni se conoce ninguna interpretación en nuestra época. Podemos escuchar la obra gracias al resultado del trabajo incansable del compositor alemán Gerd Prengel. A partir del manuscrito editó en formato digital la partitura y luego la interpretó mediante el programa NotePerformer.

El primer movimiento, andante sostenuto, allegro assai, empieza mediante un tema lento interpretado por la cuerda con interjecciones del viento. El allegro escrito en forma sonata presenta un primer tema alegre con reminiscencias de Rossini contrastando con un melódico segundo tema. La sección de desarrollo se mueve en un contexto más dramático, pero pronto regresa a una parte más lírica que antecede a la recapitulación. Una coda basada en el tema principal cierra con energía el movimiento.

El segundo movimiento, adagio quasi andante, es de carácter lírico estando escrito en formato tripartito, con un tema principal muy característico basado en una melodía ascendente fácil de recordar. La sección central está perfectamente delimitada con un tema lírico contrastante de tipo melódico, un tema que en una de sus partes nos recuerda una popular melodía rusa. Luego se reanuda el tema inicial.

El tercer movimiento, scherzo. allegro assai, empieza con el oboe presentando un tema con reminiscencias de Schubert seguido por la cuerda. El motivo se intensifica en la sección central con un contrastante trío interpretado por la cuerda. El tema principal cierra el movimiento.

El cuarto movimiento, finale, allegro, en forma sonata empieza con un tema rítmico que pronto toma alegres connotaciones rossinianas. El tema secundario de carácter lírico melódico con influencias folclóricas contrasta con el anterior. Después de la recapitulación una triunfal coda cierra el movimiento.

Una sinfonía de carácter optimista y atractiva. Es una pena y también creo una vergüenza para Alemania, que una obra como esta no haya merecido una grabación. Solo piensan en sus cuatro grandes compositores, Beethoven, Mendelssohn, Schumann y Brahms, de una manera repetitiva hasta provocar el aburrimiento. Debemos agradecer al musicólogo Gerd Prengel por el enorme trabajo realizado al transcribir e interpretar de modo virtual esta obra.