LARSSON S 2

La “Sinfonía Nº 2”  Op.17  fue compuesta entre 1936 y 1937, estrenándose el 24 de noviembre de 1937 en Estocolmo interpretada por la Konserthusets Orkester dirigida por el propio compositor. Está orquestada para madera por duplicado, cuatro trompas, tres trompetas, tres trombones, tuba, timbales y cuerda.

El primer movimiento, allegro con moto, presenta uno de los temas que se hacen inolvidables después de su primera audición. Un tema en ritmo ternario de gran belleza lírica. Un tema rítmico efectúa el contraste. Durante el desarrollo el tema lírico se presenta destacado. Una breve recapitulación del tema nos conduce a la coda.

El segundo movimiento, andante, presenta un motivo en la trompa con influencia de Sibelius. El tema es desarrollado junto a un segundo motivo lírico recogido por la cuerda. En la parte central aparece un motivo rítmico con cierto carácter folclórico. En la parte final los temas se unen, terminando con la recapitulación del tema inicial.

El último movimiento, moderato, prestissimo,  empieza con una introducción grave derivada del motivo principal del primer movimiento. La madera interviene en forma contrapuntística. Fuertes acordes se superponen con el tema interpretado por las trompas. El tema es luego interpretado en forma solemne por la orquesta, antecediendo a una forma fugada que nos lleva a una sección en ostinado repitiendo un motivo. En la parte final se repite el tema grave inicial, que nos conduce dulcemente hasta el acorde final.

A pesar de que la obra tuvo éxito entre el público, debido a su ambiente romántico, la crítica se ensañó con la obra. Recordemos que se estrenó en 1937, cuando los dos grandes Imperios, el alemán y el soviético, defendían la música conservadora. La política dividía a la crítica en dos sectores enfrentados, los conservadores y los liberales.

Larsson retiró la obra, pero sin embargo convirtió el tercer movimiento de la misma en el “Ostinato”, que se estrenó el 1 de abril de 1939 en el Festival Internacional de Música Contemporánea de Varsovia dirigida por el propio compositor. Esta obra se hizo muy popular.

Larsson mantuvo retiradas sus sinfonías largo tiempo, explicando sus razones en una entrevista para el periódico de Estocolmo Expressen en 1948, que reproducimos parcialmente  a continuación.

“No he dicho nada de especial en mis sinfonías. Otros han expresado lo mismo de mejor manera. Es evidentemente extraño tener que avanzar así a ciegas, en un estilo y no encontrar enteramente la melodía. Sin embargo según mi opinión, esto forma parte del proceso de desarrollo del compositor”.

Cuando en 1973 el director de orquesta Sten Frykberg realizó un registro radiofónico de la sinfonía, el compositor dijo pensativamente, “No se si hice bien cuando la retiré del mercado”. Actualmente nos encontramos en el proceso de rendir justicia, considerando el valor de la obra, especialmente cuando hemos tenido el placer de poder escucharla.