MAGNARD 3

La “Sinfonía Nº 3 en si bemol menor”  Op.11 fue compuesta entre los años 1895 y 1896. La corrigió en 1902 pero no se estrenó hasta el mes de noviembre de 1904 en París, bajo la dirección de Camille Chevillard. En la temporada 1905-06 fue presentada en Berlín gracias al patrocinio de Ferruccio Busoni. La primera grabación discográfica fue realizada por la Orquesta de la Suisse Romande dirigida por Ernest Ansermet en los años 1930. Es una de las sinfonías de Magnard más conocidas.

El primer movimiento lleva el título Introduction et ouverture. La introducción se compone de un solemne coral de carácter arcaizante. Una serie de réplicas de la cuerda contesta a los metales y maderas. De repente aparece el primer tema del allegro de carácter vivo y rítmico. El segundo tema contrasta por su carácter lírico y apasionado. La sección de desarrollo se basa en gran parte en la utilización de las técnicas contrapuntísticas. Termina con la recapitulación de los dos temas que conducen a la obra hacia un tranquilo final.

El segundo movimiento lleva el título de Danses. Corresponde al scherzo de la obra y está compuesto por varias danzas. Está escrito como un recuerdo de un viaje que hizo a la región de Auvergne, empleando danzas rurales de la región. La región de la Auvernia corresponde a una antigua provincia francesa, situada en el centro sur de Francia, cuya capital era Clermont-Ferrand, ciudad situada al oeste de Lyon.

Las dos danzas que corresponden al scherzo son vivas en contraste con la empleada en el trío. El ambiente creado es rústico con el empleo del violín en su modo campesino. El trío ofrece el necesario contraste mediante una danza más delicada. Luego se repite el scherzo terminando con una breve coda.

El tercer movimiento se titula Pastorale. Continua con sus recuerdos sobre la Auvergne, con un tema pastoral de ambiente nostálgico, como un canto de pastor, interpretado por el corno inglés de modo melancólico. En la parte central el clima es más violento con un nuevo tema determinando su carácter contrastante. Se retorna al primer tema interpretado por la cuerda. Antes de terminar reaparecen algunas notas del corno inglés y llamadas de las trompas, finalizando de una manera apacible.

El último movimiento final empieza con un tema vivo, que contrasta profundamente con el segundo de carácter más dulce. El coral que abría la sinfonía aparece lentamente cortado por incursiones del tema vivo, pero se va imponiendo. Continúa con la reexposición de los temas hasta llegar a la coda, donde reaparece el tema de la coral, que en contrapunto lleva la obra hasta una triunfal conclusión.