MAGNARD 4

La “Sinfonía Nº 4 en do sostenido menor”  Op.21 fue terminada en el año 1913 después de un largo periodo de gestación, atravesado por períodos de falta de confianza consigo mismo y de depresión. Magnard había dejado París como se ha relatado anteriormente, para vivir en una casa que se había comprado en Baron, en el departamento del Oise, cerca de Senlis, al norte de Paris. Allí en su Manoir des Fontaines terminó la sinfonía.

En un acto de apoyo al feminismo dedicó la obra a la orquesta de la U.F.P.C.M., la Union des Femmes Professeurs et Compositeurs de Musique. La primera audición realizada por dicha orquesta fue verdaderamente desastrosa. Pero el 16 de mayo de 1914 fue dirigida por Rhené Bâton en la Société Nationale de Musique, logrando un rotundo éxito.

Está orquestada para piccolo, dos flautas, dos oboes, corno inglés, dos clarinetes, clarinete bajo, dos fagots, cuatro trompas, tres trompetas, tres trombones, arpa, timbales y la cuerda habitual.

El primer movimiento modéré, presenta en su introducción los tres elementos que forman la base de su estructura. Su construcción se basará en estos sencillos elementos, actuando de una manera parecida a Mahler en sus últimas sinfonías. Esto conduce hacia un allegro con dos temas contrastados, uno rítmico e impetuoso y el segundo de carácter lírico. Un trabajado desarrollo de los temas nos lleva a momentos de gran expresividad. Después de la recapitulación una breve coda cierra el movimiento.

El segundo movimiento, vif, corresponde al scherzo. Utiliza uno de los motivos usados en la introducción del anterior movimiento. Un movimiento más tradicional en forma de danza, que nos sorprende por sus notas medievales. Una especie de danza oriental aparece en su trío con un solo de violín al estilo medieval. Luego se reanuda el scherzo con una repetición de parte del trío a su final, con una coda que sirve de enlace con el siguiente movimiento.

El movimiento lento, sans lenteur et nuancé, se encadena con el anterior. Consiste en una forma lied compuesta por cinco secciones. Una primera parte tranquila que procede directamente del material del principio de la obra, un tema lírico parecido a los de Mahler pero tratado con una solemnidad más parecida a la inglesa.

Una segunda sección más agitada, es interpretada por flautas y violines. La tercera sección tiene la forma de una fantasía lírica. En la cuarta sección la línea melódica emerge de la madera sobre un acompañamiento de la cuerda. Termina con una coda que recuerda las primeras secciones.

El último movimiento animé, contiene dos temas contrastados, el primero con una gran fuerza rítmica. Después de una sección fugada, empieza un trabajado desarrollo, que culmina en un clímax con un tema en forma de coral, que parece conducir a un final triunfal, pero en cambio asistimos a un descenso del volumen orquestal, empezando la coda con el tema del principio de la obra que la lleva a un tranquilo final.