MANRIQUE DE LARA S

La “Sinfonía en mi menor” fue compuesta en la misma época que sus poemas sinfónicos. Durante el verano de 1893 la Orquesta de la Sociedad de Conciertos dirigida por Bretón realizó una gira por el norte de España. Para el concierto ofrecido en el Teatro Cofre de El Ferrol ofreció a Manrique de Lara el estreno de alguna de sus partituras.

En esta ocasión se presentó únicamente el tercer movimiento, scherzo, de su Sinfonía. No sabemos si el motivo fue que todavía no había terminado enteramente la obra o la imposibilidad por falta de tiempo en el programa del concierto.

El estreno total de la sinfonía no se realizó hasta el mes de diciembre de 1915, en los conciertos que ofrecía en su gran vestíbulo el Hotel Ritz de Madrid, interpretada por la Orquesta Sinfónica de Madrid bajo la dirección de Arturo Saco del Valle. El director titular era el famoso Enrique Fernández Arbós.

El primer movimiento, maestoso, allegro ma non troppo, se inicia con unos compases de carácter dramático, que dan paso a un tema trágico. Una pausa lo separa del allegro. Construido en forma sonata empieza con un tema rítmico de carácter clásico, contrastando con el amplio melodismo de su segundo tema, que nos conduce a la sección de desarrollo. Después de una serie de compases más dramáticos el segundo tema inicia la recapitulación.

mANRIQUE DE lARA cd
         Retrato realizado por su amigo Joaquín Sorolla en 1919

El segundo movimiento, andante, nos presenta un tema lírico de carácter brahmsiano. Un tema melódico amplio que experimenta un notable desarrollo, alternando con un contra tema. Después de llegar a su punto culminante termina con una tranquila coda.

El tercer movimiento, scherzo, se basa en un tema rítmico clásico de estilo europeísta. El trío nos presenta un nuevo tema más reposado, pero sin abandonar el citado estilo. La repetición de la primera parte de forma abreviada cierra el movimiento.

El cuarto movimiento, allegro molto agitato, es en el que se puede apreciar más claramente la influencia de Beethoven. Consiste en un rondó en forma sonata con un desarrollo central. Su tema principal de carácter rítmico vivo cierra con brillantez la sinfonía.

Una extensa sinfonía de estilo clásico romántico que sigue la línea iniciada por Beethoven y seguida por Brahms. Está totalmente alejado de los rastros del wagnerismo que impregnan sus poemas sinfónicos.

En sus primeros momentos esta sinfonía llevaba el título "Sinfonía en estilo antiguo", pero Manrique de Lara no se refería a lo que hoy en día entendemos como música antigua, sino que su estilo seguía al clasicismo centroeuropeo, apartándose de las novedades aparecidas en su época.

Una vez más debemos agradecer al maestro José Luis Temes, que con la Orquesta Filarmónica de Málaga dio vida nuevamente en el año 2007 a esta obra olvidada.