MARQUES 3

La “Sinfonía Nº 3 en si menor” Op.30 fue compuesta en 1876, siendo estrenada en el mismo año por la Orquesta de la Sociedad de Conciertos de Madrid. Es la más conocida al ser la única editada en vida del compositor. Publicada por iniciativa de la junta directiva de la Sociedad de Conciertos, después de haber ofrecido el dinero destinado para ello a su autor. Pese a las dificultades económicas que Marqués pasaba en aquella época, prefirió su publicación que realizó Antonio Romero.

IMG_0001Está orquestada para flautín, dos flautas, dos oboes, dos clarinetes, dos fagots, cuatro trompas, cuatro trompetas, tres trombones, tuba, timbales, bombo y cuerda. Editada nuevamente y revisada en el año 1995 por Ramón Sobrino.

La sinfonía fue interpretada también en Múnich, siendo la más conocida de sus obras sinfónicas. También como otras obras de Marqués se presentó en los conciertos Pasdeloup de París, llegando a Viena y a San Petersburgo. Pero pronto sus obras orquestales fueron olvidadas.

Dividida como la anterior en cuatro movimientos de los cuales no poseemos sus títulos. Publicada como Tercera Gran Sinfonía está dedicada a sus dignos compañeros de Sociedad, en agradecimiento del obsequio recibido el 11 de Abril de 1875. En la portada aparece el nombre de Beethoven escrito con la curiosa grafía Bethowen.

El primer movimiento nos presenta un tema dramático que nos conduce al principal del allegro de carácter melódico. El desarrollo es más trabajado que el de sus anteriores sinfonías.

El segundo movimiento, andante con variaciones, es la parte lírica de la obra con un tema claramente melódico, pero con una mayor intensidad emocional, especialmente en alguna de sus variaciones.

El tercer movimiento corresponde al scherzo presentando un tema de danza con influencias hispánicas, interrumpido por el trío con otro motivo rítmico de similares características.

El cuarto movimiento es el allegro final, presentando un tema de formato dramático. El segundo tema posee características líricas. Durante el desarrollo utiliza el contrapunto y un estilo influenciado por Beethoven.

Una sinfonía más seria que las anteriores, nos demuestra la evolución de su autor hacia obras más trascendentes. La sinfonía fue recibida con entusiasmo por el público en el día de su estreno.