MIASKOVSKY 12

La “Sinfonía N° 12 en sol menor”  Op.35 fue empezada en el invierno de 1931 y terminada el 31 de enero de 1932. Parte de la obra la compuso conjuntamente con la anterior. Se estrenó el 1 de julio de 1932 interpretada por la orquesta del Teatro Bolshoi dirigida por el inglés Albert Coates. Parece sorprendente esta elección, pero Coates poseía ciertas raíces rusas. Miaskovsky no estuvo satisfecho con su interpretación. Durante los ensayos ya había manifestado su disconformidad con los tempi. Un ataque de gripe le impidió asistir a su estreno, lo cual posiblemente agradeció. Después de algunas correcciones la sinfonía fue publicada en el mes de noviembre, como veremos correspondiendo a su dedicatoria.

El título original de la obra era “Sinfonía Kolkhoze”, estando dedicada “Para el quince aniversario de la revolución de octubre”, que según se ha comentado en otra ocasión se celebra en el mes de noviembre. Cambio originado por la reforma del calendario después de dicha fecha, como se ha explicado en el prólogo de esta obra.

Los principios del realismo socialista fueron publicados poco tiempo después de la composición de la obra, que se adaptaba perfectamente a esta corriente artística, marcada profundamente por los pensamientos políticos. Seguidamente damos una explicación de los fundamentos literarios de esta obra, que contribuía a los slogans políticos de la época.

Su nombre original Kolkhoze significa granja colectiva. En el mes de marzo de 1921 había nacido el NEP, la Nueva Política Económica, una liberalización agrícola que a pesar de haber aumentado la productividad, tan necesitada después de la guerra, había creado los Kulaks, campesinos acomodados y los Nepman, comerciantes que se enriquecían con sus actuaciones en el mercado urbano. Los comunistas vieron que aquello era un retorno a las ideas capitalistas y Stalin decide la socialización de la economía.

PLAN QUINQUENALEn 1927 empezó en la Unión Soviética una política de colectivización voluntaria de la agricultura, con la idea de aumentar la producción de alimentos y liberalizar las inversiones para el desarrollo industrial. Lanza el llamado primer Plan Quinquenal (1928-1932) que intenta dotar al país de industria pesada. En la agricultura aumenta drásticamente la presión hacia la colectivización. En 1929 solo el 4 % de las granjas eran colectivas. Stalin ordena la colectivización forzada, incautándose de las tierras y de los animales. Aparecen dos tipos de explotaciones agrarias, los Kolkhozes, que son cooperativas o granjas comunales y los Sovjoses que son granjas estatales.

Las granjas colectivas están controladas totalmente por el estado, propietario de la tierra, que decide lo que se debe cultivar, el sueldo de los agricultores y el precio de los productos. Los granjeros que se resistían eran sencillamente aniquilados o deportados. Pero la baja productividad y la mala planificación del gobierno contribuyeron a una gran falta de alimentos en el periodo 1932-33.

Este tema me recuerda una visita que efectué en los años 1980 a una de las cooperativas agrícolas de Pinar del Río, la más pobre de las provincias cubanas. Recibidos por los campesinos nos explicaron los principios en que basaban su explotación, una copia de los empleados en los Kolkhozes soviéticos. El gobierno castrista les indicaba que debían realizar un monocultivo de caña de azúcar. Por más que les expusimos nuestras razones para que diversificaran su producción, no fue posible convencerlos, usando ellos como único argumento, el que era lo que les mandaba el partido. Ciegamente tenían que obedecerlo, negándose a realizar cualquier estudio de mercado, ni poder opinar personalmente en libertad. Esta misma situación es la que se vivía en la Rusia soviética.

La sinfonía de Miaskovsky se basa en la obra “Los Proletarios” del popular poeta soviético Viktor Gusev (1909-1944). La sinfonía poseía una explicación programática dada por el propio compositor que más adelante eliminó. Muestra los cambios producidos en un pueblo ruso. Los tres movimientos en que se encuentra dividida representan la vida de los campesinos, antes de la reforma comunista, durante los cambios para lograr una vida nueva y después de ellos, celebrando la victoria del proletariado sobre el capitalismo representado por los Kulaks.

El primer movimiento, andante, adagio severo, allegro giocoso, está escrito en una forma casi rapsódica. El primer tema, de un triste patetismo ruso, es presentado por el clarinete y luego repetido por el corno inglés, acompañado por la cuerda en sordina. Luego el fagot acompañado por el violoncelo y el contrabajo presenta un nuevo tema de tipo melancólico. El tema es interpretado por la orquesta. El sonido de la flauta mediante una viva y alegre melodía empieza el allegro. La orquesta lleva al tema hacia su climax. En la parte final se recapitulan los temas en orden inverso, empezando por el de la flauta. El corno inglés repite su primera melodía, seguida nuevamente por el oboe que nos lleva a la coda.

Este movimiento presenta la triste situación de los campesinos antes de la Revolución. Los musicólogos soviéticos no pudieron explicar el motivo de la alegre melodía contenida en el allegro. Nos encontramos en otro momento de la dualidad del pensamiento de Miaskovsky. Este júbilo podía significar que a pesar de su opresión el campesino ruso conservaba su alegría. Pero esta interpretación parece que no gustaba demasiado a los críticos comunistas.

CAMPESINOSEl segundo movimiento, presto agitato, corresponde al scherzo. Empieza con unas llamadas marciales de las trompetas, invocando a la lucha, seguido por la entrada de la cuerda con el tema principal de un carácter impulsivo. El fagot acompañado por contrabajos presenta un tema de posibilidades contrapuntísticas. La intensidad de la orquesta aumenta en una sección más lenta que correspondería al trio. Después de unas notas del corno inglés, la flauta introduce un motivo de tipo folclórico. La música aumenta su intensidad repitiendo el motivo. Después de regresar a la parte lenta, nos conduce a nuevo allegro, interrumpido por las llamadas iniciales del movimiento que empiezan la recapitulación. Las notas repetidas del rítmico trio nos trasladan a la coda con una nueva llamada de la trompeta.

En este movimiento se describe la etapa de luchas durante la introducción del socialismo en el campo. Llamadas a la insurrección campesina son seguidas por un tema con una gran fuerza, impulsora del movimiento comunista. El carácter folclórico nos indica que se trata de la lucha del pueblo para librarse de la opresión.

El último movimiento, allegro festivo e maestoso, introduce nuevo material de carácter ruso con un carácter más festivo. El segundo tema es de tipo lírico, proporcionando una sensación de felicidad. Aparecen citas de los movimientos anteriores como un recuerdo del sufrimiento pasado y de la etapa de lucha, como expresa el tema correspondiente al segundo movimiento. Estas sombras no se disipan totalmente hasta la última sección, en que reaparece el tema lírico, seguido por el tema festivo que va creciendo solemnemente, terminando alegremente con una coda, mediante triunfales acordes.

Finalmente llega el triunfo. Se recuerdan las penalidades sufridas y la lucha por la liberación. Un bello tema lírico nos indica que se ha conseguido una utópica felicidad. La sinfonía termina con una radiante fiesta celebrando la victoria del pueblo.