MIASKOVSKY 15

La “Sinfonía N° 15 en re menor”  Op.38 está escrita durante los años 1933 y 1934. Una obra que necesitó una larga elaboración, con muchos problemas para la composición del segundo movimiento. Se estrenó en Moscú el 28 de octubre de 1935 dirigida por Leo Ginsburg. Está dividida en cuatro movimientos.

El primer movimiento, andante, allegro appassionato, toma su material de la versión original del final de su anterior sinfonía. Emplea un estilo folclórico a pesar que todos los temas son originales del autor. Después de una introducción lenta de ambiente ruso pasamos al tema principal lleno de fuerza. El segundo tema es lírico con un sabor a cuento de hadas.

Durante el desarrollo la música adquiere un aspecto dramático y apasionado. El ambiente retorna a la tranquilidad en la recapitulación. El nervioso tema principal aumenta su dramatismo en la coda.

El segundo movimiento, moderato assai, está construido de forma tripartita. Nos presenta un tema aparentemente folclórico, como una canción de cuna rusa, pero original del autor. En la parte central un segundo tema lírico se expande de forma dramática, para luego regresar a tema inicial.

El tercer movimiento, allegro molto, ma con garbo, corresponde al scherzo de la obra. El tema tiene el ritmo de un ligero vals. La parte central la ocupa el trío con un aire algo melancólico. En los últimos compases el compositor escribe la nota, sin encanto, indicando que la interpretación debe huir de todo sentimentalismo.

El último movimiento, poco pesante, allegro ma non troppo, empieza con una llamada de las trompetas, continuando con un tema de aspecto pastoral, para pasar seguidamente por una sección coral. El tema principal es bucólico. Continúa con una serie de variaciones sobre dicho tema. La intensidad de la música aumenta progresivamente, hasta llevarnos a una brillante coda.

La sinfonía se basa en temas de inspiración folclórica, lo cual estaba de acuerdo con las indicaciones del régimen sobre el realismo socialista. El propio autor no estaba seguro de cual debía ser su medio de expresión, para que fuera el apropiado de aquella época. Así lo refleja en una de sus consideraciones, que traducimos a continuación.

"No sé cómo debe sonar este lenguaje musical, ni conozco la receta para encontrarlo. Ni el carácter de las canciones folclóricas, ni el estilo de nuestras melodías urbanas en su forma pura, me parece que sean los elementos constructivos exclusivos para la creación del estilo musical del Realismo Socialista en la música instrumental, la naturaleza de la cual difiere considerablemente de la canción o la música vocal."