MIASKOVSKY 20

La “Sinfonía N° 20 en mi mayor”  Op.50 se encontraba prácticamente diseñada en el mes de mayo de 1940, solo faltaba su orquestación. Al mismo tiempo componía la Nº 21, un encargo de la Orquesta Sinfónica de Chicago. Como le corría prisa la entrega la terminó antes que la anterior. Luego la presentó al Festival Soviético. Pero al terminar la orquestación de la anterior decidió el estreno de ambas sinfonías durante el Festival.

La obra se estrenó el 28 de noviembre de 1940, interpretada por la Orquesta Sinfónica de la Radio de la URSS dirigida por Nikolai Golovanov. Dividida en tres movimientos está dedicada a su colega Yuri Shaporine.

La importancia del Festival donde se estrenó la obra, nos la demuestra el estreno de la ópera de Wagner "La Valquiria" en el Teatro Bolshoi dirigida por Sergei Eisenstein, entre los conciertos de presentación de las dos sinfonías de Miaskovsky. Como dato curioso observamos la presencia de importantes autoridades tanto de la Unión Soviética como de la Alemania nazi. Es esta época se había firmado un pacto de no agresión entre ambas naciones.

MIAS S20El primer movimiento, allegro con spirito, presenta un primer tema enérgico, seguido por el segundo de carácter lírico, que se desarrollan polifónicamente adquiriendo más dramatismo. El robusto tema principal se emplea en la coda para cerrar el movimiento.

El segundo movimiento, adagio, presenta un tema lírico contenido, en una forma ligera. Durante un clásico desarrollo el tema llega a su máximo grado de expresión, para luego volver a la sencillez inicial.

El último movimiento, allegro inquieto, nos presenta unos temas de naturaleza folclórica, especialmente el segundo, cuyo lirismo nos recuerda a Borodin. Los temas ganan en dramatismo durante el desarrollo. Después de la recapitulación, el tema principal toma la forma de un himno, que cierra con solemnidad la sinfonía.

La primera grabación de la obra tuvo lugar en Moscú en el año 1993, siendo presentada discográficamente por el sello Olympia durante el año 2002. Esto nos demuestra la poca difusión que ha tenido la obra de Miaskovsky.