MIASKOVSKY 22

La “Sinfonía N° 22 en si menor”  Op.54 lleva por subtítulo “Balada Sinfónica sobre la Gran Guerra Patriótica”. Fue terminada el 4 de noviembre de 1941, con lo cual es la primera sinfonía soviética sobre la guerra, anterior a la de Shostakovich. Se estrenó el 12 de enero de 1942 en la capital de Georgia, Tiflis, dirigida por Abram Stasevitch.

GRAN GUERRALa obra llevaba títulos descriptivos para cada uno de sus tres movimientos, pero Miaskovsky los retiró antes de su estreno. No la consideraba como una obra propiamente descriptiva sino como una meditación sobre una tragedia humana. Aunque la obra se divide en tres movimientos que se interpretan sin interrupción, es realmente compacta, siendo difícil encontrar las separaciones entre sus secciones. Escrita en casi la forma de un poema sinfónico.

El primer movimiento, lento, allegro non troppo, llevaba el subtítulo, Imágenes de la vida apacible oscurecida a veces por las amenazas. Una melodía ascendente interrumpe la imagen de tensa calma de la introducción. Es el tema de la guerra que inicia la forma sonata. Un segundo tema lírico posee una gran fuerza melódica, que se va expandiendo en su repetición. En el desarrollo aparece un tercer tema derivado del primero. Un breve recuerdo de la introducción abre la recapitulación, terminando con el mismo tema de su comienzo que enlaza sin interrupción con el siguiente movimiento.

El segundo movimiento, andante con duolo, se subtitulaba Escuchando los horrores de la guerra. Un tema triste es expuesto por la cuerda, que va aumentando su expresividad a cada nueva repetición. Una especie de marcha fúnebre, que lleva asociada la melodía de una canción de cuna.  En la parte central aparece una forma fugada en la cuerda que intensifica el dolor. Termina con el retorno a la primera parte, después de un fuerte climax como si fuesen gritos de dolor. La música se va apagando hasta enlazar con el siguiente movimiento.

El último movimiento, allegro energico, ma non troppo vivo, llevaba la descripción Y el enemigo tiembla... Un tema fuertemente heroico empieza con energía. Las llamadas de las trompas anuncian el camino hacia la victoria. Un segundo tema lírico se une a los clamores guerreros. Representa la voluntad del pueblo hacia el triunfo, interpretado mediante una especie de himno. La conclusión es radiante, como corresponde a las obras rusas en tiempos de guerra, determinando la victoria final.

Según la explicación dada por Miaskovsky, con su música no quiere representar las batallas, ni directamente la lucha de la guerra, sino que trata de confeccionar un retrato más humano. Percibiendo el verdadero desastre que representa la confrontación de dimensiones grandiosas y trágicas para la población. Finalmente cree en una justa victoria de la causa por la que lucha su pueblo.

En el primer movimiento contrasta el tema lírico que representa al pueblo en paz con el motivo de la guerra. El segundo movimiento describe el dolor unido a la cólera que se produce en la población atacada. Posteriormente el último movimiento anuncia la fuerza de la lucha, notificando un camino imparable hacia la victoria final. Este tipo de final satisfacía los deseos de las autoridades soviéticas.