MIASKOVSKY 24

La “Sinfonía N° 24 en fa menor”  Op.63 fue empezada en el mes de marzo de 1943. En diciembre del año anterior Miaskovsky puede regresar a Moscú. Escribe esta obra dedicada a su amigo Derzhanovsky, pero a los pocos días del comienzo de su trabajo le llega la noticia de la muerte de Rachmaninov, ocurrida el 28 de marzo en Los Angeles, hecho que le influyó en su composición. El 24 de agosto termina la orquestación y envía la partitura a Yevgeny Mravinsky, que la estrenará el 8 de diciembre de 1943 en la Gran Sala del Conservatorio de Moscú.

MIAS S24El primer movimiento, allegro deciso, empieza con una fanfarria del metal. El primer tema correspondiente a una forma sonata es claramente heroico, interpretado por las cuerdas bajas acompañadas por repetidos golpes de timbal. Después de su desarrollo da paso al segundo tema, que es ampliamente lírico. Durante la sección de desarrollo, el primer tema sufre una brillante variación, al ser interpretado por la cuerda aguda en un ritmo más rápido. La recapitulación empieza con la repetición de una forma más relajada de la fanfarria inicial.  En su parte final introduce un nuevo motivo que oscurece la atmósfera, terminando con patéticos golpes de timbal.

El movimiento está escrito como una forma de homenaje, resaltando las características gloriosas de los fallecidos en un tono altamente heroico. Solamente al final nos recuerda su muerte.

El segundo movimiento, molto sostenuto, nos presenta una triste melodía en el oboe. Un movimiento elegíaco escrito en forma tripartita. La melodía sufre diversas variaciones, demostrando una gran capacidad orquestadora. En la parte central llega a su máxima expresividad. En la última parte recupera algo de su carácter heroico, terminando con una consoladora coda.

El tercer movimiento, allegro appassionato, empieza con una nueva fanfarria del metal. Escrito en forma sonata con un primer tema derivado del primer movimiento con carácter heroico. El segundo tema interpretado por el corno inglés posee un encantador lirismo. El primer tema es ampliamente desarrollado. Un recuerdo de la fanfarria inicial inicia una breve recapitulación, cuyo final nos recuerda el motivo con el que acaba el primer movimiento.

Después del movimiento lento, escrito como una elegía en honor a sus amigos difuntos, el tercer movimiento continúa como una especie de homenaje a sus méritos, terminando de un modo etéreo.