MIASKOVSKY 25

La “Sinfonía N° 25 en re bemol mayor”  Op.69 es la primera escrita después de terminada la guerra. La empezó durante el verano de 1946, dedicando un periodo de seis meses para terminarla. Se estrenó el 6 de marzo de 1947 en la Gran Sala del Conservatorio de Moscú interpretada por la Orquesta Sinfónica Nacional de la URRS dirigida por su titular Alexander Gauk.

MIAS S25La obra está dedicada a Levon Atovmian, un compositor de ascendencia Armenia amigo suyo. Mas tarde este músico, al incrementarse brutalmente la censura, tuvo graves problemas con el Partido y solo pudo salvarse mediante la intervención de Shostakovich.

Miaskovsky no tenía gran cariño a esta sinfonía, sin saber los motivos para ello. En 1949 realizó una revisión de la misma. Podría ser que la mayor libertad de composición mediante nuevas técnicas le pareciera que lo alejaba del público. Una autocensura esta vez no motivada por razones políticas sino comerciales.

El primer movimiento, adagio, está compuesto por un tema y una serie de variaciones. El tema es típicamente ruso y según los críticos soviéticos es un retrato épico de la patria. Su escritura después de la guerra puede justificarlo. La música alcanza momentos de un profundo lirismo, pero su autor consideraba que no sería totalmente captado por el público.

El segundo movimiento, moderato, continúa con el ambiente lírico pero con mayor entusiasmo. Esto se incrementa en su parte central con la aparición de un tema con ritmo de vals. Luego vuelve a la tranquilidad inicial, en un breve movimiento que podría ser tomado como un intermezzo.

El último movimiento, allegro impetuoso, cambia totalmente el ambiente. Escrito en forma sonata posee dos temas bien diferenciados. El primero de intensa fuerza y el segundo más reflexivo y lírico. Continúa con un trabajado desarrollo. Después de la recapitulación reaparece el tema principal del primer movimiento, cerrando de manera cíclica la obra.