MIASKOVSKY 26

La “Sinfonía N° 26 en do mayor”  Op.79 (Sobre temas rusos) fue compuesta en 1948, estrenándose el 28 de diciembre del mismo año dirigida por Alexander Gauk. Esta escrita en tres movimientos. El 20 de abril había cumplido los 67 años, se encontraba seriamente enfermo y las denuncias de compositor formalista lo habían hundido moralmente.

El primer movimiento, andante sostenuto, allegro, empieza con una introducción lenta que tiene el aire de una antigua canción rusa. Continúa con un tema más vivo que contrasta con un segundo de delicado lirismo. Ambos temas son de inspiración folclórica, a pesar de que sean originales del autor. Después de un desarrollo que incluye secciones fugadas, pasamos a la recapitulación, terminando con una coda basada  en el tema más vivo.

MIAS S26El segundo movimiento, andante quasi lento, allegro giocoso, Tempo I (a doppio meno mosso), combina el tiempo lento con un scherzo. Empieza presentando una serie de variaciones sobre un tema lírico, que dan paso a un tema más rápido de aire de canción de juego infantil. Este tema también es tratado en forma de una nueva serie de variaciones. Termina con nuevas variaciones del tema lento inicial.

El último movimiento, adagio, allegro maestoso, nos presenta un nuevo tema lírico de carácter triste, que da paso a un segundo tema de carácter solemne en forma de un himno. Los dos temas se van alternando presentando diversas variaciones. En la sección final el tema solemne se magnifica, terminando la sinfonía de un modo jubiloso.

La obra se estrenó delante del comité de la Unión de Compositores Rusos que la criticaron severamente, al encontrarla demasiado triste, lo cual era contrario al espíritu optimista del comunismo.

Miaskovsky se había adaptado a las recomendaciones del Partido, utilizando elementos folclóricos, pero lo que no podía evitar era expresar sus propios sentimientos en una época en que se encontraba destrozado tanto físicamente como moralmente.

Al año siguiente, un personaje importante de la cúpula del estado, comprendió aparentemente, que Miaskovsky había sido juzgado injustamente. Entonces aparecieron diversos artículos más o menos positivos en la prensa, valorando su trabajo.