MIASKOVSKY 16

La “Sinfonía N° 16 en fa mayor”  Op.39 compuesta en el año 1935, está dedicada a la orquesta Sinfónica Filarmónica del Estado de Moscú, que la estrenó en el concierto inaugural de temporada, el 24 de octubre de 1936 en Moscú dirigida por su titular el húngaro Jenö Szenkár. También contiene cuatro movimientos.

AVIONEsta sinfonía se conoce con el nombre de "Sinfonía de la Aviación" por el motivo que la inspiró. El 18 de mayo de 1935 un avión soviético llamado Maxim Gorky colisionó con un pequeño avión caza y se estrelló. Construido por la empresa Tupolev era el orgullo de las autoridades soviéticas. Equipado con ocho motores de hélice era el mayor avión construido, con un lujoso interior. Actualmente sería el Jumbo de la navegación aérea.

Durante un vuelo de exhibición en Moscú fue rodeado por otros tres aviones más pequeños, para una demostración de su gran tamaño. Debido a una falsa maniobra de uno de sus acompañantes se produjo la colisión. En el accidente del Tupolev ANT-20 Maxim Gorky murieron 45 personas. Miaskovsky escribe su sinfonía inmediatamente después del desastre.

El primer movimiento, allegro vivace, está escrito en la clásica forma sonata. Un primer tema decidido enérgico se contrapone a un segundo lírico, de meditativa resignación al estilo ruso. La sección de desarrollo ofrece cierto dramatismo en el empleo de los temas, hasta llegar la reexposición del vivo primer tema, que pronto da paso al tema lírico interpretado con mayor sentimiento. La coda empieza basándose en el tema inicial.

MIAS S 16El segundo movimiento, andante e semplice, quasi allegretto, corresponde al movimiento lento, empleando un tema de aire poético interpretado por el oboe. El tema es meditativo, aumentando su expresión al pasar a la cuerda. La parte central está ocupada por una melodía de carácter pastoral, interpretada por la madera. Luego se repite el tema inicial que nos conduce a una tranquila coda.

El tercer movimiento, sostenuto, andante marciale, ma sostenuto, consiste en una lenta marcha fúnebre. Está dedicada a las víctimas del accidente aéreo. Presentada de un modo desolador por los trombones, continúa en la cuerda acompañada por sordos golpes de tambor. El ambiente toma un carácter más dramático repitiendo la marcha de modo solemne. En la parte central aparece un tema lírico de naturaleza consoladora, que nos conduce hacia un breve clímax. La marcha inicial vuelve a repetirse, llegando nuevamente a la forma solemne, realzada por la percusión, para luego terminar el movimiento en un ambiente trágico desolador.

El último movimiento, tempo precedente, allegro, ma non troppo, emplea el tema de una de las canciones del propio compositor, "Los aviones están volando en el cielo". El comienzo es lento, como si se tratara de un recuerdo del anterior movimiento. El tema principal después de su presentación, es repetido en forma de variaciones. Es notable el empleo de formas contrapuntísticas. La canción se desarrolla finalmente tomando la forma de un himno, después de un dramático silencio. Dramáticos golpes de la percusión nos conducen a la coda, con intervención de la trompeta como una señal de oración.

Esta sinfonía, según su autor, no es una obra programática. Pero podemos intentar realizar una interpretación, que en este caso será totalmente personal, debida únicamente a la imaginación de quién escribe estas líneas.

En el primer movimiento encontramos un tema enérgico, que interpretamos como el orgullo por la conquista del cielo realizado por el pueblo soviético. En contraste el segundo tema nos muestra el precio pagado por ello. En el segundo movimiento se nos presenta una actitud meditativo, como una valoración de si todo aquello ha valido la pena.

El tercer movimiento nos muestra claramente la tragedia vivida, indicada por su marcha fúnebre, terminando la obra con un último movimiento en forma de recapitulación de todo lo expresado anteriormente. El final presenta un recuerdo de la tragedia, como una expresión velada de lo sucedido.