MIELCK S

La “Sinfonía en fa menor”  Op.4 fue terminada en el año 1897 y estrenada el 20 de octubre de 1897 en un gran concierto realizado en la Universidad de Helsinki, dirigido por Robert Kajanus. Mas tarde corrigió la obra según los consejos de Bruch y la presentó en Dresde y durante la Pascua de 1899 en Turku.

MIELCKEl primer movimiento andante maestoso, allegro energico, empieza con un motivo tembloroso de los timbales, siguiendo la orquesta con un tierno tema, en una atmósfera sombría y densa. Un fuerte acorde empieza el allegro mediante un tema potente, seguido de otro más apacible. Después del regreso del primero, aparece uno nuevo que se transforma en una poderosa marcha y luego se desvanece. Después de una pausa el tempo se acelera y empieza una parte dominada por la cuerda con ideas brucknerianas. La recapitulación comienza con el mismo acorde del principio del allegro, terminando con una coda de gran intensidad.

El segundo movimiento, allegro non troppo, corresponde al scherzo. Usa una orquestación más restringida en motivos sinuosos. En el trio aparecen motivos en forma de marcha, seguidos de un tema al estilo de Dvorak, que es interrumpido nuevamente por la marcha. En la reanudación del scherzo se mezclan las diferentes ideas. Termina con una nota sostenida acompañada por un pizzicato.

El tercer movimiento andante cantabile se basa en un idílico tema que se desarrolla en diversas vertientes. El tema pasa finalmente a la trompa en una romántica versión. La parte final expresa una gran melancolía con un acompañamiento de la madera en staccato.

Termina con un allegro que presenta un eufórico tema principal con gran entusiasmo, acompañado por los platillos y una densa orquestación. Un segundo tema más tranquilo marca una pausa, antes de que la música se dirija hacia su culminación, empleando el himno Var hälsad sköna morgonstund de Philipp Nicolai y el cántico Vak upp min själ och var ej sen formando una coral. Termina con una solemne repetición de la coral en forma de himno.

Las interpretaciones de la sinfonía en Turku fueron las últimas apariciones de Mielck en público. Una tuberculosis en las amígdalas le obligaron a operarse en la primavera de 1899, pero la operación fracasó y su estado empeora en el mes de junio. Los médicos deciden que se traslade a Locarno en Suiza para que su dulce clima pueda mejorarlo, pero su estado de salud se agravó y el 22 de octubre muere.