NORGARD 1

La “Sinfonía Nº 1” (Sinfonia austera), fue compuesta entre 1953 y 1955, siendo revisada en 1956. Inspirado en la Sinfonia boreale de su maestro Holmboe decidió escribir una obra propia. También se inspiró en la obra de Sibelius.

Se estrenó en una producción de estudio en 1958 retransmitida por la Radio Nacional Danesa, interpretada por la Orquesta Sinfónica de la Radio Danesa dirigida por Lamberto Gardelli, pero no fue presentada en un concierto público en los jardines del Tivoli hasta 1963, cuando ya su estilo había cambiado bajo la influencia del serialismo.

El primer movimiento, tempo moderato, empieza con un tema misterioso interpretado por el clarinete bajo sobre un redoble de timbal, de forma parecida a la primera sinfonía de Sibelius y poco después imita el grito de pájaro de Tapiola, pero no se trata de un plagio sino de un desarrollo de las ideas del compositor finés, adaptándolas a su propio estilo, que empezaba a desarrollarse.

La música de características dramáticas llega a su primera explosión sónica. Música sombría y misteriosa como si quisiera representar el drama del hombre contra los elementos. Un motivo de gran fuerza dramática se impone y se desarrolla, siguiendo un estilo en parte influenciado también por Holmboe. Después de llegar a un impactante clímax, la música se va ensombreciendo hasta alcanzar la coda con las notas del clarinete.

El segundo movimiento, calmo molto affetuoso, es un ejemplo característico de la música nórdica. Un tema obscuro es presentado por la madera. Un poderoso desarrollo nos conduce a un expresivo clímax que se desmorona bruscamente, volviendo a las brumosas imágenes iniciales que se desvanecen en la coda.

El tercer movimiento, allegro impetuoso, se caracteriza por un breve motivo de tres notas que se introduce en un tejido tonal agudo y repetitivo, creando un lienzo atonal en el cual todo se encuentra en movimiento dentro de su propio mundo. Impulsos casi estereofónicos nos llegan de todos los ángulos. Parece que los motivos sean objetos lanzados a la playa por las olas, siendo luego arrastrados de nuevo hacia el mar, hasta que uno de ellos, la tríada básica de notas permanece y el trabajo termina bruscamente.

Es la representación del drama nórdico que el compositor recoge de sus maestros. La luz aparece casi siempre sobre un fondo de obscuridad. Las fuerzas de la morosidad se manifiestan bajo un día largo y severo, como si el hombre nórdico viviera constantemente al borde de la guerra contra los elementos o en la guerra con los elementos.

Actualmente es evidente que esta sinfonía es el principio de un desarrollo de ideas fundamentales. El compositor nunca ha rechazado esta primera obra comentándola con las siguientes palabras. El personaje austero dentro de su seriedad, es sin ninguna duda muy joven. Pero como la vida y la música son de toda manera indudablemente jóvenes, no veo ninguna razón de disociarme o de destruir mi Primera Sinfonía.