BAX Spring Fire S

La “Spring Fire Symphony”  (Fuego de primavera)fue escrita durante el año 1913, debiendo ser interpretada durante el Norwich Festival de 1914, pero por causa de la guerra fue aplazada sin fecha y luego olvidada a causa de una serie de desgraciados acontecimientos. Su tardío estreno tuvo lugar en el mes de diciembre de 1970 interpretada por la Kensington Symphony Orchestra dirigida por Leslie Head.

Consiste en un único movimiento dividido en cinco partes. Según Bax se trata de una sinfonía libre con cuatro movimientos que se interpretan sin pausa. En el manuscrito original perdido en un incendio en 1964 los dos primeros movimientos estaban unidos. La obra está dedicada al compositor Sir Henry Wood.

Influenciado por el paganismo, una corriente estética basada en un retorno al clasicismo helénico, que era la moda de la época, con los ballets rusos de Diaghilev con música de Stravinsky y las obras de Bantock, Rootham y Bridge, evocando las figuras paganas griegas y sus ritos primaverales, Bax se inspira en los versos de la obra del poeta inglés Algernon Swinburne (1837-1909) Atalanta in Calydon 1865, un drama escrito en verso coral a la manera de las tragedias griegas. Su vida y obra alabando el sensualismo provocó un escándalo en la recatada sociedad victoriana.

La primera sección lleva el título In the Forest before Dawn, en el bosque antes de la aurora. La introducción en lenta y calmada. El tema principal es presentado de un modo impresionista, con influencias de la música de Debussy o de Ravel. El tema se desarrolla y va ganando contenido.

Evoca la hora anterior al amanecer en una región boscosa, mediante una música claramente impresionista, donde se reflejan los sonidos y olores del bosque.

La segunda sección, claramente unida a la precedente se titula Daybreak and Sunrise, el alba y salida del sol. El tema es repetido en un ambiente semejante a la anterior sección. Luego empieza su desarrollo con la música agitándose, marcando brillantemente la salida del sol. La sección termina con un crescendo que lo enlaza con la parte siguiente.

Todo está en calma y entonces los instrumentos de viento empieza a evocar a los habitantes del bosque, que surgen de su sueño invernal, despertándose unos a otros. La luz ilumina la escena y todo el bosque se agita. Las ninfas estiran sus brazos perezosamente, los faunos, los sátiros y seres medio humanos saltan y cabalgan locamente en el claro del bosque. El sol brilla plenamente sobre la tierra brillante y radiante.

El compositor introduce una cita de Swinburne antes de la siguiente sección,

“se trata de la más perfecta muchacha, noble símbolo de la luz, que con toda su grandeza, viene libremente, en medio del ruido del viento y del tumulto del agua”

La tercera sección lleva el título Full Day, a pleno día. El tema llega a su máxima expresión y desarrollo en forma de un allegro vivace. En su parte central encontramos una sección mas moderada, con una delicada orquestación. Termina lentamente al encadenar con la siguiente sección.

Los versos tomados de Swinburne hablan en esta sección,

“del final de las lluvias, de las desgracias del invierno, de la estación de las nieves, de los días que separan a los amantes, de la luz que se perdía y de la noche que ganaba. Pero la nostalgia se olvida, el hielo muere, las flores procrean, y en el verde sotobosque, brote a brote, la primavera comienza”

La cuarta parte se titula Woodland Love, un amor en el bosque. La cuerda interpreta una melodía romántica y calurosa, luego continua de un modo soñador medio dormido. El clarinete y el oboe añaden sus solos. Termina con una armonía típica de Bax que lleva al sueño a los amantes.

Su autor la subtitula como Idilio. Después de realizar el acto de amor, poco a poco los amantes van durmiéndose con el sonido envolvente de las arpas, con solos del violín y de las flautas.

Los versos que encabezan la última parte dicen,

“Al mediodía Pan, a medianoche Baco, con los pies más ágiles que el ligero cabrito, hacen las delicias de la ménada y de la bacante.”

La última sección lleva el título Maenads, menadas. Es el nombre griego de las seguidoras del dios Baco, las bacantes. Se trata de un allegro vivace que en forma de danza actúa como la recapitulación y coda de la sinfonía, terminando brillantemente.

Los amantes se despiertan bruscamente, su soledad de pareja desaparece con la llegada repentina de una turbulenta pandilla de sátiros y bacantes. Bax continúa con su relato. Las menadas, las bacantes y las dríadas saltan, chillan y bailan por el bosque, perseguidas sin descanso por Baco, Pan y sus compañeros con pies de cabra y con la cabeza coronada por la hiedra. Gradualmente los elementos musicales de la primera parte de la obra vienen a mezclarse con la trama temática de esta orgía musical, como si toda la naturaleza participara de esta danza indecente, insaciable y febril de la juventud y del sol.