BRAGA SANTOS 3

La “Sinfonía Nº 3”  fue compuesta en 1949 estando dedicada a Luís de Freitas Branco. La estrenó la Orquesta Sinfónica de la Radio de Portugal dirigida por Pedro de Freitas Branco.

El primer movimiento, lento, allegro moderato, empieza con una sección lenta donde se presenta el material base que se desarrollará en la sinfonía. Consiste en un motivo modal en la cuerda grave, breves líneas melódicas presentadas por la trompa y la trompeta, células rítmicas en timbales, maderas y metal. Finalmente mediante un solo de fagot. Compuesto en forma sonata el primer tema del allegro se caracteriza por un perpetuum mobile de las cuerdas, que es interrumpido por el segundo tema con carácter expresivo. Después del desarrollo el tema lírico que cierra la recapitulación nos conduce a una decidida coda.

El segundo movimiento, lento, se caracteriza por su absoluta tranquilidad. Unos acordes iniciales son interrumpidos por la línea melódica de la trompa basada en la introducción de la sinfonía. Esta melodía que es presentada por el oboe acompañado por el pizzicato de la cuerda se desarrolla ampliamente. En la última sección el tema es interpretado por el unísono de los violines en su registro agudo acompañados por el arpa.

El tercer movimiento, tempo di scherzo ma non troppo vivace, consiste en una danza rural de marcado ritmo, primero interpretado por los timbales y luego por la cuerda. La sección principal tiene dos partes bien diferenciadas, la primera presentada por el viento y la segunda mediante la cuerda. La sección correspondiente al trío es más lenta empezando mediante un solo de violín y un solo de viola y creciendo mediante un tutti orquestal, para finalmente repetir la sección rítmica inicial.

El cuarto movimiento, adagio, allegro, empieza mediante una sección lenta muy parecida a la del primer tiempo, pero en esta ocasión es protagonizada por el metal. Aparece un nuevo tema inspirado en la línea melódica del movimiento lento. Continúa con un fugato de la cuerda basado en el motivo de la trompa, que se desarrolla hasta llegar a un gran tutti orquestal. Los timbales nos llevan al allegro de carácter contrapuntístico, formado por una doble fuga que se desarrolla sobre el acompañamiento rítmico de largas líneas melódicas basadas en el movimiento lento. Termina con un intenso coral que concluye en un acorde masivo dando el carácter de sorpresa al do mayor final.

Una sinfonía que sigue la línea de su maestro basado en la escuela de Cesar Franck, donde a partir de una idea inicial se va desarrollando la obra manteniendo relaciones temáticas entre sus movimientos.