BRETON 1

La “Sinfonía Nº 1 en fa mayor” fue terminada en noviembre de 1872 y dedicada al maestro Arrieta. La presentó a la orquesta de la Sociedad de Conciertos de Madrid para un posible estreno, que consiguió el 22 de marzo de 1874 dirigida por Jesús de Monasterio en el teatro Príncipe Alfonso de la capital. Pero necesitó realizar algunos cortes contra su voluntad. Finalmente en el año 2011 se ha interpretado en su versión original por la Orquesta Sinfónica de Castilla y León bajo la dirección de José Luis Temes.

El primer movimiento, allegro moderato, está construido siguiendo la forma sonata clásica. El primer tema tiene un carácter decidido, mientras que el segundo es de carácter lírico con influencias wagnerianas. Continúa con un desarrollo basado en los modelos europeas que nos lleva hasta su clímax para seguir con la reexposición, terminando con una coda basada en el tema principal con tranquilo final.

El segundo movimiento, andante, construido de modo tripartito, nos presenta un tema lírico de carácter mendelssohniano, que se desarrolla alcanzando más intensidad progresivamente. La parte central basada en una variación del mismo tema tiene un carácter más delicado, con acusadas formas románticas que nos conducen a un breve clímax y a la parte final con el tema en forma de himno, terminando con una determinante coda.

El tercer movimiento, scherzo, se basa en un tema rítmico con rasgos propios del futuro compositor. El breve trío sirve como punto de espera antes de reanudar el ritmo del scherzo de propio estilo con acentos españoles.

El cuarto movimiento, final, allegro, adquiere cierto carácter épico influenciado por la gran ópera francesa, mediante sus temas claramente románticos que al final de la recapitulación se presentan con brillantez cerrando la sinfonía una tranquila coda.

Una obra de juventud influenciada por el sinfonismo europeo de la época, pero que empieza a mostrar los rasgos que caracterizarán al futuro compositor. El estreno al parecer fue acogido favorablemente pero sin mostrar entusiasmo.