BRUCKNER 00

La “Sinfonía Nº 00 en fa menor”  (Sinfonía Estudio) fue escrita en 1863, sin asignarle finalmente ningún número, como se ha comentado anteriormente. Su maestro de composición Otto Kitzler, le encargó la escritura de tres piezas como trabajo de final de estudios, a sus 39 años. Entre ellas una sinfonía. Su profesor le dijo que no estaba inspirada. Bruckner desechó la obra, pero no la destruyó como había hechos con otras obras suyas. El propio Bruckner hizo una serie de correcciones e indicaciones para su posterior interpretación, lo que significa que realmente nunca había renunciado de ella.

El primer movimiento es un allegro molto vivace que empieza con una melodía danzante en los violines, respondida por el tutti orquestal. El segundo tema es lírico. Un tercer tema más enérgico con cierto carácter heroico, nos lleva hasta una suave parte de la flauta que cierra la exposición. Entonces se repetiría la exposición, pero muchos directores continúan con el desarrollo. Una corta reexposición termina con una coda basada en el motivo heroico. La presencia de múltiples temas en el movimiento es una indicación del futuro impulso expansionista de las sinfonías de Bruckner.

El segundo movimiento andante molto empieza con una triste melodía en las cuerdas, con ecos de las trompas. El segundo tema melódico es presentado por el oboe. Sigue una sección central más agitada. Luego se retorna a la atmósfera del principio. El movimiento termina plácidamente en un dúo entre la trompa y los timbales.

El scherzo empieza con un tema rítmico en los clarinetes y fagots, alternando con la cuerda en staccato. El breve trio, es más melódico y tranquilo, con un acompañamiento en staccato en las cuerdas bajas. Luego se repite el scherzo.

El último movimiento es un allegro que denota la influencia de Schumann. El segundo tema es delicadamente sincopado. Como en el primer movimiento, muchas veces se omite la repetición de la exposición. Un tema schumanniano en la trompa inicia el desarrollo. En la recapitulación aumenta el tempo terminando alegremente con una triunfal coda.