BRUCKNER 8

La “Sinfonía Nº 8 en do menor” fue empezada en el año 1884 y terminada durante el mes de julio de 1887 en San Florián. Una vez acabada la mostró ilusionado al gran defensor de la séptima Hermann Levi, para que la estrenase en Viena. Pero Levi no aceptó la oferta, lo cual causó a Bruckner una gran depresión. Entonces se dedicó a revisar la obra, tarea que terminó en el año 1890. Con esta nueva versión, se estrenó el 18 de diciembre de 1892 en Viena bajo la dirección de Hans Richter.

La primera edición de 1892 está llena de errores. En 1935 Haas publicó su versión que basada en la versión de Bruckner de 1890, toma elementos de la primera versión de 1887. Nowak en 1955 realiza una nueva edición basada en la versión de Bruckner de 1890. Finalmente en 1973 Nowak edita una versión tomando el original de Bruckner de 1887. En la siguiente descripción nos basaremos en esta versión.

El primer movimiento es un allegro moderato que empieza con una atmósfera de misterio. Comprende un complejo núcleo formado por tres temas. El primer tema es el básico o principal. El segundo tema empieza con una línea ascendente en los violines y es más lírico. El tercer tema es presentado por maderas y trompa sobre un pizzicatto de la cuerda.

Una fanfarria arpegiada abre el desarrollo. Las dos primeras notas del tema principal se repiten insistentemente mientras el oboe las repite invertidas. Después de repetirse el tema principal escuchamos un diálogo entre la trompa y el oboe. Luego, tras un poderoso crescendo, una cita en las trompetas de la estructura rítmica del tema principal finaliza el desarrollo. En la recapitulación se repiten los tres grupos temáticos. La coda termina el movimiento con un fortissimo.

El scherzo está colocado en segundo lugar, contrastando con el fuerte movimiento anterior, escrito internamente en forma ternaria. La parte central del scherzo es melódica, en contraste con las dos partes rítmicas. El trío es delicado con un fino tratamiento de la madera. El scherzo se repite nuevamente.

El adagio tiene una duración de 31 minutos. Nunca se había escrito un movimiento tan extenso. No es de extrañar que al mostrarlo a Levi se espantase. Los primeros violines introducen el tema principal, emergiendo dulcemente de un sustrato armónico wagneriano. Una bella y patética melodía a la que se van añadiendo las distintas partes de la orquesta, hasta que al aparecer las arpas, regresa al descanso en forma de coral de las cuerdas. Después de repetir la sección, aparece el segundo tema. Presentado por los violoncelos, consiste en un melódico motivo que asciende y desciende.

La exposición termina con una solemne entrada de las tubas, que luego pasa a las trompas. Se inicia la sección de desarrollo a partir de los dos temas anteriores. Cuando en la recapitulación aparece de nuevo el tema principal, empieza un espectacular crescendo, que llega al clímax al aparecer en fortissimo el coral que cierra el primer tema. Reaparecen las arpas al apaciguarse el movimiento. Pero vuelve a resonar el tema coral en las trompas y tubas. Termina con una coda, interpretada serenamente por los violines sobre ecos del metal.

El último movimiento, feierlich, nicht schnell, solemne no rápido, empieza con la brusca irrupción del tema principal, un vigoroso tema interpretado por el viento. Después de una pausa, el segundo tema es presentado por los violines en forma de himno. Luego aparece el tercer tema con cierto aire de marcha.

Sigue un extenso desarrollo, basado en los temas anteriores. En la recapitulación se repiten los tres temas. Al final del tercer tema resurge el tema principal del primer movimiento en trompetas y trombones. Aquí empieza una portentosa coda con referencia a los movimientos anteriores. Se escuchan las fanfarrias del primer movimiento en fortissimo y los cuatro temas principales de los movimientos se superponen en un complicado ejercicio contrapuntístico.

En la versión de Haas publicada en 1935 el primer movimiento termina con una coda en pianissimo, siguiendo la versión modificada de Bruckner de 1890, en la cual llamaba a este pasaje “anuncio de la muerte”. El trío del scherzo también es distinto, más lento. El adagio se ha reducido de los 329 compases originales a los 291 de la versión de 1890. El final también fue acortado por Haas en 13 compases.