CHAPI S

La “Sinfonía en re menor” fue empezada en París en el mes de febrero de 1877, terminándola en el mes de marzo. Según las bases establecidas por la Academia de Roma los alumnos debían entregar una sinfonía durante el tercer año de pensionado.

Chueca revisó la obra cuando regresó a Madrid, estrenándose el 30 de marzo de 1879 en el Teatro y Circo del Príncipe Alfonso, en uno de los ciclos de la Orquesta de la Sociedad de Conciertos de Madrid dirigida por Mariano Vázquez.

Está orquestada para madera por duplicado, cuatro trompas, dos clarines, dos cornetines, tres trombones, figle, actualmente sustituido por la tuba, timbales y cuerda.

Chapí CDEl primer movimiento, adagio, allegro appassionato, empieza con una sección lenta mediante una melodía patética, para dar paso al primer tema del allegro escrito en forma sonata con influencias de Beethoven. El desarrollo se basa en el tema principal, que se presenta en variadas tonalidades. Termina mediante un crescendo que nos conduce a la coda.

El segundo movimiento, andante con moto, molto espressivo, nos presenta una melodía de carácter pastoril, que es interrumpida por unos compases de marcha interpretados por el metal. Una melodía de aire italiano es interpretada por los violines, que la desarrollan hasta la reaparición de las frases de marcha. La música culmina con un brillante clímax. Después regresa a la calma inicial.

El tercer movimiento, presto, constituye el scherzo de la sinfonía. Un tema rítmico inspirado en parte por el de la séptima de Beethoven es interrumpido por el trío de estilo melódico. Termina como es habitual con la repetición del scherzo inicial.

El cuarto movimiento, molto allegro e vivace, está construido en la forma de rondó de sonata. El tema principal está basado en un motivo rítmico de carácter alegre y optimista. El tema se va repitiendo interrumpido por secciones contrastantes, hasta culminar con una poderosa coda.

Una sinfonía de juventud de carácter académico con influencias germánicas mezclado con su estilo nacionalista, pero que demuestra la fuerza sinfónica de Chapí con el dominio de la instrumentación, especialmente del viento, un carácter adquirido de su región levantina de origen y su participación en las bandas.