DIAMOND 2

La “Sinfonía Nº 2”  fue compuesta entre los años 1942 y 1943, durante una época llena de tensión motivada por la guerra y por la falta de recursos económicos. Aconsejado por Mitropoulos, Diamond envió la partitura al director de la Boston Symphony, Serge Koussevitzky, conocido por su soporte dado a la música contemporánea. La obra recibió una buena impresión, siendo estrenada el 22 de octubre de 1944.

DIAMOND S 2El primer movimiento, adagio fúnebre, empieza con un motivo trágico. La cuerda en su registro agudo nos presenta el tema principal. Un motivo elegíaco muy lírico, que se va expandiendo mientras crece, con un estilo que en algunos momentos nos recuerda a Mahler. El segundo tema de carácter contrastante es presentado por el oboe acompañado por las violas. Golpes de los timbales oscurecen el ambiente, llevándonos a un trágico episodio. Los dos temas junto con el motivo inicial se desarrollan mediante variaciones temáticas, en una forma conjunta comprendiendo el desarrollo y la recapitulación. Una tranquila coda cierra el movimiento.

El segundo movimiento, allegro vivo, corresponde al scherzo. Una figura rítmica derivada del segundo tema del anterior movimiento forma la base temática. Unas frases más tranquilas de la cuerda y la madera constituyen su trio. Luego continúa con la entrada de los timbales su figura agresiva inicial con sus casi gritos de protesta de los metales.

El tercer movimiento, andante expressivo, quasi adagio, consiste en un nuevo elemento lento con ecos del movimiento inicial. Un solo de clarinete es seguido por una especie de coral interpretada por la cuerda, con un amplio desarrollo. El solo de clarinete se repite más adelante. Luego se desarrolla de manera contrapuntística empleando las trompas y la cuerda, mediante una forma fugada.

El último movimiento, allegro vigoroso, está escrito en la forma rondó. El tema principal es un motivo rítmico alegre lleno de optimismo, con un carácter propiamente americano. Pasajes más líricos sirven como intermedios entre las distintas presentaciones variadas del tema, entre ellos algunos protagonizados por la cuerda en pizzicato. Una breve coda cierra la obra.

Una típica sinfonía escrita en tiempos de guerra, mostrando la forma violenta frente a los motivos elegíacos, terminando de forma esperanzada en busca de la victoria. Escrita en un cálido estilo tonal. Según las palabras de su autor que nos dice, para mí, el espíritu romántico en la música es importante porque es intemporal.