FIBICH 1

La “Sinfonía Nº 1 en fa mayor”  Op.17 es la primera que ha llegado hasta nosotros en su forma definitiva. Empezada en 1877 no se estrenó hasta 1883. Una obra convencional y académica, siguiendo la línea marcada por Mendelssohn en el Conservatorio de Leipzig, pero que muestra los rasgos característicos de su autor.

El primer movimiento allegro moderato, utiliza temas checos sobre una estructura occidental. El tema principal es heroico y aéreo, con reminiscencias de Dvorak. Un segundo tema melódico aparece más tarde. Múltiples motivos secundarios son utilizados durante el desarrollo, pero dominados por la fuerza del tema principal. Regresamos a la parte inicial en la reexposición. Las últimas llamadas del tema principal cierran la extensa coda.

El segundo movimiento corresponde al scherzo. Un movimiento animado y juguetón, como corresponde a su título. El trío tiene ritmo de polaca que contrasta con el del scherzo que regresa a continuación.

El adagio non troppo, subtitulado alla romanza, tiene el melancólico encanto que convertirá a Fibich en una figura notable del melodrama. En la parte central llega a una exaltada interpretación del tema, antes de volver nuevamente a la primera parte.

Termina con un allegro con fuoco e vivace. Posee un tema enérgico, que como si se tratara de un rondó, va alternando con motivos melódicos. Un tema solemne entonado por la orquesta en pleno parece que nos conduce al final, pero es solo una ilusión. El rondó continúa hacia nuevos finales ficticios y pausas. Una sección melódica con solos de la madera nos lleva a otra sección con potencia rítmica. Finalmente después de una lírica interpretación del tema principal del primer movimiento, llega la coda final, con una intensidad que no desmerece las utilizadas por Dvorak.