GLASS L 5

La “Sinfonía Nº 5 en do mayor” (Sinfonia Svastica) Op. 57 fue compuesta entre 1919 y 1920. Se estrenó en Copenhague el 31 de enero de 1921 interpretada por la Asociación de Conciertos Danesa. Está orquestada para gran orquesta con madera por triplicado, cuatro trompas, tres trompetas, tres trombones, tuba y un grupo de percusión, que entre otros instrumentos incluye platillos, gong y celesta.

Una sinfonía de carácter programático como indican los títulos de sus movimientos. En una nota a pie de página al comienzo de la partitura el compositor describe la svastika como la rueda de la vida, un símbolo de circulación.

El punto de vista teosófico del mundo en el cual progresivamente Louis Glass se fue introduciendo, se ve reflejado en pocas de sus obras. Pero de todas las que reciben su influencia la quinta sinfonía es la que se basa con más intensidad en estas ideas.

El término español esvástica proviene del idioma sánscrito suastíka, que en letra devanagari se escribe स्वस्तिक), que literalmente significa muy auspicioso, pero también puede significar: bien, felizmente, con éxito, buena suerte, ¡que le vaya bien!, ¡salud!, ¡adiós!, ¡que así sea!, bienestar, fortuna, suerte, éxito y prosperidad. Es uno de los símbolos de la teosofía generalmente dibujada en sentido levógiro al contrario del usado por el nazismo.

El símbolo de la svastica, procedente de las tradiciones védicas de los primeros arios de la India, tiene un significado de buena suerte, pero además sirve como símbolo del sol o de la rueda del universo. Actualmente ha perdido su sentido original debido a que la relacionamos con la Cruz Gamada, el símbolo nacional del Tercer Reich Alemán enarbolado en 1933 por el nazismo.

Los teóricos nazis asociaron el uso de la esvástica con sus tesis que afirmaban la ascendencia cultural del pueblo alemán de la llamada raza aria. Los nazis creían que los primeros arios de la India, fueron el prototipo de invasores de raza blanca, cooptando así el símbolo como un emblema de la supremacía blanca.

El primer movimiento, Daily Toil, trabajo diario agotador, empieza con las impresiones de un agotador día de trabajo. Construido en forma sonata clásica el primer tema es un noble motivo que empieza con una escala ascendente. Un segundo tema de carácter melódico, con una sonoridad algo oriental, es presentado por los oboes. La exposición se repite antes de la sección de desarrollo y la consiguiente recapitulación.

El segundo movimiento, Rest, descanso, consiste en un lento tema lírico de carácter danés que representa el debido descanso después de la jornada de trabajo.

El tercer movimiento, Shades, sombras, nos presenta las sombras del anochecer. Corresponde al scherzo que de una manera original nos presenta un tema rítmico fantasmagórico como una pesadilla. En la sección del trío escuchamos la celesta rodeada por una suave orquestación como muestra de tranquilidad. La repetición del scherzo cierra el movimiento.

El cuarto movimiento, Dawn, amanecer, termina la obra con un nuevo amanecer de modo triunfante con influencias de Sibelius. Empieza mediante una tranquila introducción que se va elevando, mediante diversos cambios de ritmo, hasta llegar a la apoteosis de la salida del sol. Una digna conclusión de un viaje sinfónico a través de un día de la vida, un ciclo que se va repitiendo.

Una sinfonía idílica que encierra en su interior ideas filosóficas, siendo la más interpretada de sus sinfonías. El ciclo de la vida diaria es tomado por el compositor simbólicamente como la rueda de la vida, que es el sentido original de la svastica.