GLASS L S 3

La “Sinfonía Nº 3 en re mayor” (Skovsymfoni) Op.30, Sinfonía del Bosque, fue compuesta entre 1900 y 1901 estando dedicada a Edvard Grieg. Se estrenó el 26 de abril de 1902 en ocasión de un concierto de la Dansk Koncert-Forening dirigida por su compositor. La sinfonía posee un carácter programático como el propio compositor explicó en el programa de mano de una interpretación en 1926.

Mi tercera sinfonía en re mayor tiene su origen en los cambios de humor que se arremolinan en nuestro cerebro cuando buscamos soledad y aceptamos solo hablar a nosotros mismos. Pero este piadoso ejercicio del alma se interrumpe cuando nos damos cuenta de la naturaleza transitoria de las cosas y del carácter ilusorio de todos los sueños de felicidad. Pero solo por un corto instante, mientras la cúpula de hojas del bosque se balancea ligera y airosamente bajo la bóveda celeste. 

El andante es simplemente una descripción más de esta paz y la misma inquietud. El tercer movimiento de la sinfonía describe el bosque por la noche. El correr de las nubes, el ímpetu del viento y el susurro de las hojas. La luna que ahora y entonces brilla encima de los restos podridos de los árboles, todo ello nos hace creer que una vida invisible se mueve alrededor nuestro. 

El conclusivo allegro es la parte más importante de la sinfonía. Quien se ha vuelto conocedor de cada sendero ya no piensa más que es el caminante solitario, pero se convierte en uno con la soledad de la naturaleza rodeándolo. El alma es libre de todas las inquietudes y se encuentra como un rey en su reino. 

Esta descripción nos indica que la sinfonía narra una brillantez interior, una gloriosa transformación. El bosque puede tomarse como un símbolo del mundo en que vive el hombre y de los obstáculos que deben superarse. En el último movimiento de la sinfonía el caminante ha conseguido su objetivo, un estado de equilibrio entre él mismo y su entorno.

Pero estas explicaciones no fueron publicadas hasta años después de su estreno en 1902. Es difícil creer que Glass hubiera querido mostrar elementos de la doctrina teosófica en su obra.

El primer movimiento, moderato, está escrito en una esquemática forma de sonata. Dos cortos motivos son presentados al principio del movimiento. El primero mediante un solo de la trompa y el segundo mediante los primeros violines. El primer tema emerge a partir del segundo motivo, primero en las violas, expresando lo que el compositor llama ansiedad y alegría a la vez. El tema del destino se escucha en las trompas.

Luego aparece el segundo tema de carácter melódico siendo acompañado por el segundo motivo. Después de un epílogo la trompa termina la exposición con una reminiscencia del primer motivo inicial. Sigue un desarrollo basado en los temas anteriores que nos lleva a su clímax sobre el motivo del epílogo. El movimiento termina después de la recapitulación de ambos temas principales con una nueva llamada de las trompas.

El segundo movimiento, andante con moto, quasi allegretto, tiene la estructura de una pastoral dividida en tres partes. El tema principal está liderado por una melodía de carácter pastoral del oboe. Después de una breve pausa se escucha la llamada del destino, que hace de transición al sonoro interludio. Un corto episodio lírico nos conduce a la repetición de la primera sección con el motivo del oboe.

El tercer movimiento, allegro vivace, corresponde al scherzo de la obra. Un tema de carácter rítmico es seguido por una bucólica sección central que forma el trío. El movimiento termina repitiendo la sección inicial del scherzo.

El cuarto movimiento, allegro, es según el compositor el más importante. Escrito en forma sonata el primer tema está construido a partir del segundo motivo de la introducción. El segundo tema es de un carácter claramente melódico. La sección de desarrollo alterna entre los dos motivos con una intensificación del primero. La recapitulación es seguida por una coda con una llamada de la trompa, reminiscencia wagneriana y una transformación triunfal del primer motivo.

En el epílogo el viento interpreta la introducción del primer tema del primer movimiento, mientras que reminiscencias del segundo se escuchan en la cuerda. El diseño cíclico es una clara influencia de Cesar Frank.

También se puede observar la influencia de Bruckner en el tratamiento de los temas y el abandono del estilo de Gade, que puede encontrarse en sus primeras sinfonías. Bastante bien recibida por la crítica, que vio en ella reflejados los paisajes nórdicos más que sus ideas filosóficas, fue una de sus sinfonías más interpretadas.