LELIO

“Lélio ou ‘Le Retour à la vie’” Op.14b es la continuación de su sinfonía fantástica. No se trata realmente de una nueva sinfonía sino de un mono drama lírico. Lo comentaremos en esta obra por el interés que tiene al estar relacionado con su sinfonía y con la situación personal en la que se encontraba su autor. Como forma, lo podemos comparar con la cantata, que constituye la última parte de la segunda sinfonía de Mendelssohn. Fue compuesto durante su estancia en Italia, entre los meses de mayo y junio de 1831.

Durante el viaje de regreso a Roma, después de su estancia de tres semanas en Nice, donde se recupera del trauma sentimental sufrido, concibe la obra como una continuación de su “Sinfonía Fantástica”. Hace resucitar al músico, muerto en la sinfonía. Autobiográficamente representa la vuelta a la vida de Berlioz al superar el profundo estado de depresión que su tragedia amorosa le había dejado. Termina la obra en Roma en el mes de junio de 1831, con el título de “Le Retour à la vie”.

La obra se estrenó el 9 de diciembre de 1832 en el Conservatorio de París. En 1855 Berlioz hace una revisión de la obra que afecta principalmente a los monólogos. Publicada un año más tarde recibe el nombre de “Lélio”, como protagonista de la historia. Debe representarse después de escuchar la “Sinfonía Fantástica”, como el Segundo episodio de la vida de un artista. Los ejecutantes están ocultos detrás de una cortina. En el proscenio recita Lélio. En la última parte se levanta el telón.

Consiste en seis composiciones separadas por monólogos dramáticos. Como nexo de unión aparece la idée fixe, al principio y al final. Las seis partes pertenecen a obras compuestas anteriormente por Berlioz. No se trata de música nueva. Lo que realiza es una continuidad entre las partes escribiendo nuevos textos y realizando los oportunos cambios.

La primera parte titulada “Le Pêcheur” es una balada con texto de Goethe, que había compuesto en 1827. Empieza por una parte recitada en la cual Lélio o sea el propio compositor, nos cuenta la última parte de su sinfonía, su muerte y su visión de la ronda infernal. El tenor acompañado al piano canta la balada, un recuerdo de la vida de Lélio, de un hecho ocurrido hace cinco años. El recitativo es interrumpido por la idée fixe, recordándonos que se trata de su amada.

La segunda parte el “Choeur des ómbres”, es una nueva versión de la “Invocación de Cleopatra a los Faraones”, perteneciente a su cantata “La mort de Cléopâtre” del año 1829. El recitado nos habla de las impresiones que le produjeron las obras de Shakespeare, la tragedia de Hamlet. Es un coral para hombres, acompañado por la orquesta, tétrico y misterioso.

Continúa con “La Chanson de Brigands”, probablemente una nueva versión de una canción de piratas que se ha perdido, compuesta al parecer en 1828. El texto de la parte recitada comprende una defensa de la obra de Shakespeare y un grito de lucha sobre los profanadores que osan modificar su obra. Pedirá ayuda a los bandidos del sur de Italia para acabar con ellos. La canción está interpretada por un barítono acompañado por un coro de hombres. Se trata de una crítica contra el periodista Fetis que pretendía hasta modificar obras hasta del propio Beethoven.

La cuarta parte es el “Chant de Bonheur”, que proviene de la cantata “La Mort d’Orphée” de 1827. La exaltación del narrador se ha calmado. La puerta del infierno se ha cerrado. Una nueva vida aparece más radiante. Después de un preludio orquestal, el tenor acompañado por el arpa canta el himno a la felicidad. Sueña estar en los brazos de su amada.

La quinta parte se titula “La Harpe Ëolienne – Souvenirs”. Este fragmento también proviene de “La Mort d’Orphée”. Está sacado de la parte final de la obra. En la sección recitada, el músico sueña en volver a encontrar a su Ophélie, a su Juliette. Sus recuerdos de felicidad se mezclan con el concierto fúnebre de su final. Un expresivo larghetto para orquesta sola, subraya sus palabras.

La parte final se titula “Fantaisie sur la Tempête”. Está basada en la obra estrenada en 1830 y su instrumentación comprende el coro, dos pianos a cuatro manos y gran orquesta. La cortina que ocultaba a los intérpretes se levanta. El recitador nos cuenta como la muerte lo ha rechazado. La música ha sido su salvación. Por ello ha escrito esta escena final como homenaje al gran Shakespeare. La dulce Miranda, el malvado Caliban. Luego da unos consejos a los ejecutantes de la obra y a la orquesta, iniciando la interpretación de la brillante página. El texto está escrito en italiano, recordando su composición en Roma. Termina con una espectacular coda, en la cual destaca la percusión.

Finalmente Lélio felicita a todos los intérpretes por la magnífica representación, diciendo que a partir de ahora ya serán capaces de interpretar obras más complicadas y se despide diciendo que le dejen solo. El coro sale junto con parte de la orquesta, baja el telón, dejando a Lélio solo en el proscenio. Entonces se escucha de nuevo la idée fixe. Lélio escucha y finalmente dice “Encore et pour toujours!”, abandonando la escena.

La relación de esta obra con su todavía no olvidada Harriet Smithson, es evidente. Pero también podemos observar la influencia del desengaño ocasionado por la pizpireta Camille. Pero la historia ofrece páginas inesperadas.

Berlioz se entera que su idílico amor ha regresado a París. Le envía una entrada para que asista al estreno de su obra. La actriz inglesa se encuentra en un mal momento, el público de París ya está cansado de Shakespeare. Ahora triunfan los grandes románticos. La ahora directora teatral está arruinada. El 9 de diciembre de 1832 escucha la brillante obra comprendiendo que Berlioz continuaba amándola. Cuando presencia la segunda parte de la obra, con las palabras del monodrama, no tiene más dudas, la deseada Ophélie, la Juliette, se trataba de ella y Lélio era el propio Berlioz. Al día siguiente Berlioz fue recibido por la actriz.

La familia de ambos se oponía a esta unión. El Teatro Inglés de París se vio obligado a cerrar sus puertas, Harriet estaba arruinada. Para mas desgracia se fractura una pierna en una desafortunada caída, al bajar de un carruaje. El 3 de octubre de 1833 Berlioz se casa con Harriet Smithson, en la capilla de la Embajada de Inglaterra, siendo Franz Liszt el padrino. Se instalan en una pequeña casa en el barrio de Montmartre. Berlioz para poder mantener a su familia, trabaja como crítico musical en el periódico Le Rénovateur.