LUIS DE LOS COBOS 1

La “Sinfonía Nº 1" (Cursus Vitae) Op.8 fue compuesta en Ginebra entre 1955 y 1956 mientras esperaba a su primer hijo. El compositor mostró la partitura a Ataulfo Argenta, que se encontraba de paso por la ciudad suiza. El gran director español, después de comprobar su valor, se comprometió a estrenarla en la siguiente temporada de la Orquesta Nacional de España. Pero su inesperada muerte en enero de 1958 frustró el proyecto.

La sinfonía permaneció inédita durante decenios, hasta que la descubrió el director José Luis Temes y la estrenó el 18 de marzo de 1998 en el Teatro Carrión de Valladolid, interpretada bajo su dirección por la Orquesta Sinfónica de Castilla y León.

cobosEl primer movimiento, adagio, allegro, está constituido por una introducción lenta de corte dramático, seguida por un allegro en forma sonata, con sus dos motivos principales claramente diferenciados. El primero con fuerza heroica y el segundo con un carácter melódico más nostálgico. Los temas sufren un amplio desarrollo llegando a su clímax, antes de empezar la reexposición que termina mediante una solemne coda.

El segundo movimiento, andante doloroso, nos presenta una música grave de profundo carácter elegíaco. Con acusado contraste, al principio de su segunda parte aparece un motivo sincopado con ritmo jazzístico de boogi-woogi. Luego regresa el doloroso tema inicial, que nos conduce a una tranquila coda.

El tercer movimiento, allegretto tranquilo, tempo di vals, tiene como protagonista a la flauta que interpreta una nana. En la parte central de modo contrastante aparece un vals constituyendo el trío. Tomando la forma de un scherzo se repite la primera parte.

El cuarto movimiento, presto, andante maestoso, empieza con un tema vivo que se desarrolla dando signos de gran vitalidad. En la parte central la música se obscurece. El violín interpreta un triste motivo meditativo. Reaparece el motivo vivo inicial hasta que es interrumpido por el sonido de la campana. Continúa con un tema solemne en forma de himno que nos lleva a la coda.

Una sinfonía de corte descriptivo pero de un modo abstracto, sin seguir un relato escrito. Como dice su subtítulo muestra la trayectoria de una vida o camino vital. Una reflexión sobre el camino recorrido por un ser humano desde la cuna hasta la muerte.

El primer movimiento muestra los anhelos y frustraciones de la juventud, que nos conducen a un segundo movimiento con el contraste de la triste realidad, con la frivolidad cosmopolita expresada por los ritmos afroamericanos.

En el scherzo se repite este contraste entre la nana y el vals que sirve como trío.  El último movimiento empieza con una gran energía vital, que se interrumpe con la llamada de la muerte expresada por la campana. Termina con un tema consolador dando sentido a la vida.

Una sinfonía reflexiva sobre la vida, que no sería normal en una persona tan joven, pero es necesario comprender las vicisitudes de la propia vida del compositor, su propia realidad que intenta expresar en la sinfonía.