BURGMÜLLER 2

La “Sinfonía Nº 2 en re mayor" Op.11 es la última obra compuesta por su autor en 1836. Le falta el último movimiento y el scherzo no estaba totalmente acabado. Robert Schumann cuando tomó el puesto de Director de Música municipal en Düsseldorf en el año 1850, instrumentó las partes que no estaban terminadas.

El primer movimiento, allegro moderato, construido en forma sonata, posee claros temas melódicos a los que somete a un amplio y variado desarrollo, con influencias de Beethoven y del melodismo de Schubert. Una coda basada en el tema principal termina el movimiento.

El segundo movimiento, andante, posee un remarcable tema principal de carácter alegre, presentado por el oboe. Un segundo tema más solemne equilibra su estructura.

El tercer movimiento, scherzo, presto, está constituido por un tema fogoso poseedor de un ritmo ambivalente, conteniendo un trío más tranquilo y solemne presentado por las trompas que luego pasa a la orquesta. Se repite la primera parte de modo abreviado, apareciendo nuevamente el tema del trío que nos conduce a la coda.

Seguiría con el cuarto movimiento que equilibraría la obra, pero su prematura muerte nos ha dejado a un compositor con un prometedor comienzo, que desgraciadamente para la música y sus melómanos, el destino no le permitió continuar. El propio Schumann elogió la calidad de su última obra sinfónica.