PISTON 4

La “Sinfonía Nº 4” fue escrita en 1950 a petición de la Universidad de Minnesota, para la celebración del centenario de dicha institución al año siguiente. Se estrenó el 30 de marzo de 1951, interpretada por la Minneapolis Symphony Orchestra dirigida por Antal Dorati.

Está escrita es la forma tradicional de cuatro movimientos y orquestada para madera por triplicado, cuatro trompas, tres trompetas, tres trombones, tuba, timbales, percusión, dos arpas y cuerda.

El primer movimiento, piacevole, nos presenta un primer tema apacible, con cierto sabor rústico. El tema secundario es introducido por las notas del clarinete, siendo más contenido. Después de un breve desarrollo la recapitulación nos presenta los temas en modo invertido, terminando con una breve y tranquila coda.

El segundo movimiento, ballando, correspondería al scherzo de la sinfonía. Sus temas rítmicos nos recuerdan los bailes tradicionales, con un vals urbano y una danza popular para violín, como elementos más característicos. Los distintos ritmos se van cambiando de un modo alegre y despreocupado.

El tercer movimiento, contemplativo, corresponde al adagio de la obra. Se abre con una melodía atonal del clarinete que luego pasa en forma de variación a las violas y al corno inglés. Las flautas y la cuerda intervienen en su desarrollo. El tema contemplativo, como indica su título, es conducido a su climax mediante el uso de los metales. Luego tomado por la cuerda lo devuelve expresivamente a su tranquilidad.

El último movimiento, energico, está escrito en forma sonata. El primer tema es rítmico, de forma insistente, mientras que el secundario es comparativamente más lírico. Después de un breve desarrollo, la recapitulación nos presenta el segundo tema interpretado por los violines, que nos llevan al climax final, mediante una coda basada en el tema principal.

Según palabras del propio compositor, es una obra melódica y expresiva, quizás más cerca que mis otras obras de la solución del problema del equilibrio entre expresión y diseño formal. El compositor busca un estilo de música pura con un espíritu cercano al de Brahms.