PISTON 5

La “Sinfonía Nº 5” fue escrita en 1954 a petición de la Juilliard School of Music. La estrenó la Julliard Orchestra en 1956. Está orquestada para madera por triplicado, cuatro trompas, tres trompetas, tres trombones, tuba, timbales, percusión, dos arpas y cuerda.

El primer movimiento, lento, allegro con spirito, está escrito en la clásica forma sonata. Empieza con un contemplativo tema, conteniendo elementos seriales y diatónicos, aspecto que se repetirá en toda la obra. El allegro contiene los dos temas tradicionales, empleando también una escritura cromática. El segundo tema es de carácter lírico, con un carácter más melódico. Termina con el retorno del cromático primer tema lento.

PISTON S5El segundo movimiento, adagio, está escrito en forma de variaciones. Empieza con una exposición sobria de un tema de carácter dodecafónico, relacionado por sus intervalos con el primer movimiento. El verdadero tema es presentado por los violines, con un carácter más diatónico. Continúa con una serie de variaciones enlazadas para el clarinete, cuerdas divididas y tuba.

El tercer movimiento, allegro lieto, es de carácter rítmico con la forma de un rondó. El estilo armónico de este movimiento es el más cercano al diatónico. El tema principal posee el ritmo de una danza, alternando con episodios más calmados. Representa el clásico estilo tonal americano.

Piston ha sido criticado repetidas veces por el uso de un estilo neoclásico. Pero la causa es el empleo de los géneros clásicos como la sinfonía y de sus formas. Si analizamos la música, en vez de las formas empleadas, nos daremos cuenta de que en ningún caso puede ser acusado de conservador al emplear modernas formas de cromatismo. Una enérgica coda finaliza la obra.

Parece que el empleo de las líneas melódicas, que en muchas ocasiones aparecen en la música de Piston debe ser motivo de castigo, sin darnos cuenta de que la música si desaparece la melodía ya no es música. No debemos caer en el error tan generalizado en los críticos que se llaman eruditos, de que en la música moderna no deben existir ni melodía ni frases tonales. Piston es un ejemplo de la moderna sinfonía americana, que se niega a enterrar una tradición, la de la sinfonía tonal.