POPOV 1

La “Sinfonía Nº 1” Op.7 fue compuesta lentamente entre 1928 y 1934. La presentó a un concurso de composición para celebrar el 15º aniversario de la revolución de octubre, organizado por el Teatro Bolshoi de Moscú y la redacción del periódico Komsomolskaya Pravda. La deliberación fue lenta, no sabiendo los resultados finales hasta el 14 de octubre de 1933.

El primer premio fue declarado desierto. El segundo premio fue compartido entre Popov, Shaporin y Shebalin. La obra recibió tanto elogios como críticas. Popov realizó una revisión de la obra, estrenándose el 22 de marzo de 1935 en Leningrado dirigida por Fritz Stiedry, un director austríaco emigrado a la Unión Soviética.

El primer movimiento, allegro energico, empieza con un grito de la orquesta. El movimiento adopta la forma sonata con un tema principal intensamente turbulento y un secundario lírico de forma melódica, que progresivamente se va deformando. El desarrollo empieza con los pizzicatos de los contrabajos. El compositor emplea formas contrapuntísticas en la fusión de ambos temas y con el empleo de poliritmos. Después de llegar a un poderoso y agresivo clímax continúa con una breve reexposición y una tranquila coda interrumpida por numerosos silencios.

POPOV S1El segundo movimiento, largo con moto e molto cantabile, tiene la forma de un rondó. Formado por tres temas y la repetición del primero. Los temas derivan del motivo lírico del movimiento anterior. El primero es presentado por el fagot continuando en forma fugada. El segundo tema está constituido por una amplia melodía interpretada por la cuerda. El tercer tema empieza con unas sombrías notas, que dan paso a una nueva amplia melodía que nos conducirá a una explosión sonora. Finalmente se repite el tema inicial.

El último movimiento, finale: scherzo e coda, nos presenta un tema vivo en forma de marcha con acentuadas pulsaciones rítmicas sincopadas. De manera casi imperceptible el tema va cambiando, llevándonos a una amplia coda con la turbulencia del primer movimiento unida al tema lírico del segundo. Una alegría victoriosa impregna el ambiente con el repicar de las campanas, que nos llevan al éxtasis final en do mayor.

Popov dedicó la obra a su padre, trabajador y activista del frente de cultura proletaria o sea encargado de la educación de los jóvenes trabajadores. Expresa la lucha y el fracaso, la humanidad, la energía, la voluntad y la alegría del asiduo vencedor ...

No debe entenderse como una defensa del comunismo. La lucha, derrota, nueva lucha, derrota, victoria final, confirmando el inicio de una nueva vida, debe tomarse con un carácter global, como una general lucha del hombre por la existencia.

La obra no fue bien acogida por parte de la Unión de Compositores de Leningrado, pero su debate era el principio de una época represiva para la música de la Unión Soviética. En 1932 Stalin introducía el realismo soviético, del que tanto hemos escrito. Finalmente el director de la Oficina de Control de los acontecimientos culturales y de repertorio de Leningrado, decretó la prohibición de toda interpretación de la obra, porque refleja una ideología clasista que nos es hostil. En el periódico Noticias Rojas la sinfonía se describe como formalista e ideológicamente extranjera al orden soviético.

A pesar de la oposición de varios importantes compositores, entre ellos Shostakovich, la obra no se volvió a interpretar. El miedo a represalias evitó la difusión de una de las mayores obras del expresionismo soviético. No se volvió a interpretar hasta el año 2008.