RAKOV 1

La “Sinfonía Nº 1 en re mayor” fue terminada en 1940 siendo revisada en 1958. Poseemos poca información sobre las sinfonías de Rakov al no existir ninguna grabación en formato CD de las mismas. Todo lo que poseemos son copias digitalizadas de las grabaciones realizadas el LP por Melodiya durante la época soviética.

De la primera sinfonía tenemos una copia de la grabación efectuada en 1958 de la versión revisada, dirigida por el propio autor. Es una obra de carácter conservador dividida en los cuatro movimientos tradicionales. Sus temas están basados en melodías folclóricas del Kirguistán.

El primer movimiento, que podríamos definir como un allegro moderato, nos presenta mediante el clarinete un primer tema de carácter folclórico ruso. Luego el tema es repetido por el tutti orquestal. El segundo tema posee un carácter más oriental. La sección de desarrollo empieza con tranquilidad para llevarlos a situaciones más dinámicas. Después de llegar a su clímax, mediante una interpretación solemne del tema principal, la recapitulación nos conduce a una nueva repetición del primer tema, terminando el movimiento con un retorno a su comienzo.

RAKOV SEl segundo movimiento podríamos denominarlo scherzo. Un sencillo tema rítmico es desarrollado pasando por diferentes instrumentaciones. Una melodía de un carácter totalmente folclórico aparece en contrapunto. Esta melodía sirve para un breve trío. Termina con una repetición abreviada de la primera parte.

El tercer movimiento es un adagio, que presenta mediante la cuerda un amplio tema lírico, que va creciendo en intensidad. Un movimiento clásico postromántico. La parte central presenta más dramatismo.

El último movimiento consiste en una especie de rondó. Sobre los sonidos de los bajos de la orquesta, la madera insinúa partes de un tema que seguidamente aparece claramente, un vivo tema principal. Un primer intermedio es interpretado por el clarinete recordándonos a la tenora de las danzas catalanas. Luego es tomado por la orquesta. Regresa el tema principal. Una determinante coda cierra la obra.

Rakov da una gran importancia a la composición de obras para niños, escribiendo numerosas obras con fines pedagógicos. Por ello no nos puede extrañar que su segunda sinfonía sea dedicada a la juventud.