RAUTAVAARA 3

La “Sinfonía Nº 3” fue escrita durante los años 1959 y 1960. En ella emplea las técnicas seriales pero sin abandonar un sentimiento romántico. Constituye una adición de los estilos empleados en sus dos primeras sinfonías.

El primer movimiento, langsam, breit, ruhig, empieza de un modo muy tranquilo con rápidas intervenciones de la madera. Un motivo amplio interpretado por la trompa acompañado por un trémolo de la cuerda le da un sabor germánico, como la música de Bruckner. El tema crece hasta llegar a su climax. A pesar de su manifiesto romanticismo se trata de una obra que emplea formas dodecafónicas, unidas a frases tonales. Retornan las breves frases atonales de la madera que formarán el segundo tema. En el desarrollo encontramos frases de aspecto wagneriano, acompañadas por una armonía de tipo modernista, muy cromática. La recapitulación que presenta una versión más amplia del tema principal, finalizando con un recuerdo del principio del movimiento.

El segundo movimiento, langsam, doch nicht schleppend, presenta un tema amplio de estilo romántico acompañado pronto por la armonía colorista de la madera. El tema crece hasta llegar a su climax, dando paso a un nuevo motivo que ocupa la parte central del movimiento, retornando luego el tema principal en forma de recapitulación.

El tercer movimiento, sehr schnell, corresponde al scherzo de la obra. Un tema rítmico contrasta con un amplio motivo lírico central de carácter politonal. La primera parte rítmica, que se vuelve a repetir, es angulosa y cambiante, acompañada por disonancias. Un recuerdo del tema lírico nos conduce de modo solemne a la contundente coda.

BRUCKNER
                                 Anton Bruckner

El último movimiento, bewegt, empieza con el motivo del primer movimiento interpretado por los metales. Un segundo tema de carácter rítmico se añade a los temas de los anteriores movimientos a modo de recapitulación. Las interpretaciones se vuelven más brillantes, con un amplio empleo del metal acompañado por la percusión. Después de un crescendo, la parte final se tranquiliza, retornando al motivo principal del primer movimiento interpretado por la trompa, con rápidas intervenciones de la flauta.

Una obra con un curioso estilo, intentando emular a Bruckner, usando un lenguaje muy cromático con el empleo de las doce notas del dodecafonismo. Es la primera obra de este estilo escrita por un músico finés. Para subrayar su aspecto germánico los títulos de los distintos movimientos los escribe en alemán. Puede considerarse como la sinfonía mas importante hasta este momento histórico de las compuestas por Rautavaara.

Podríamos decir, usando el lenguaje de los conservadores, que se trataría de una sinfonía escrita por un Bruckner degenerado, corrompido por los vicios del modernismo.