RUBINSTEIN 1

La “Sinfonía Nº 1 en fa mayor”  Op.40 fue compuesta en 1850 durante su estancia en San Petersburgo protegido de la Gran Duquesa Elena Pavlovna. Rubinstein rechaza las influencias del folclore ruso, escribiendo una música al estilo centroeuropeo.

El primer movimiento allegro con fuoco muestra la influencia de la música de Mendelssohn desde su comienzo. Su escritura es totalmente clásica destacando el segundo tema lírico. El segundo movimiento allegro tiene forma de scherzo con un melódico trío para cuerda acompañado por pizzicatos.

El moderato escrito en forma tripartita recuerda en algunos momentos la marcha de los peregrinos de Mendelssohn. El allegro final posee interesantes temas melódicos intercalados con frases de claro sabor mendelssohniano. En ocasiones suenan fragmentos parecidos a la obertura de “Las Hébridas”. Después de una nueva presentación del tema melódico, una breve coda concluye la obra.