RUBINSTEIN 5

La “Sinfonía Nº 5 en sol menor”  Op.107 fue escrita en 1880. Está dedicada a la memoria de la Gran Duquesa Elena Pavlovna que le ayudó en su carrera. Aunque su construcción es clásica, sus melodías son auténticamente rusas, como las de su discípulo Tchaikovsky.

El primer movimiento, moderato assai, empieza con un tema claramente ruso presentado por la madera. El segundo tema es menos marcado pero más rítmico. Sigue el clásico desarrollo y la reexposición.

El segundo movimiento está construido en forma de scherzo. El tema también de origen eslavo va saltando del clarinete al oboe, a la flauta y finalmente a los violines. Sigue una parte rítmica también con acento ruso. El trio presenta en contraste, una melancólica melodía de origen parecido a la del primer movimiento. Se repite el scherzo apareciendo nuevamente el tema del trio en la coda.

El tema principal del andante es presentado por el corno inglés. Una melodía apacible sigue en la cuerda. El acento eslavo está presente en todo el movimiento.

Acaba con un allegro vivace compuesto por agitados temas con intervenciones del clarinete solista, proporcionando el ambiente ruso adecuado. Una coda construida con los elementos del movimiento, termina la obra con gran fuerza.