RUFINATSCHA 2

La “Sinfonía Nº 2 en mi bemol mayor” fue compuesta en Viena en 1840 y estrenada en la misma ciudad en febrero de 1844. Encontramos una mayor influencia de la música de Schubert debido a sus estudios con Sechter.

El primer movimiento, andante, allegro con brio, empieza con una sección lenta iniciada por un redoble de tambor y masivos acordes que nos recuerdan a Schubert. Continúa con un allegro en forma sonata con un vigoroso tema principal, al que contrapone un segundo de carácter melódico. Su amplio desarrollo nos prueba la capacidad del compositor.

El segundo movimiento, adagio con espressione, utiliza un tema amable deliberadamente prolongado por el compositor. Una segunda melodía aparece con un carácter algo más obscuro, pero estos negros nubarrones pronto se dispersan.

El tercer movimiento, menuetto, allegretto grazioso, continúa con el clásico minuetto y trío. Sigue el modelo clásico como si fuera una de las últimas sinfonías de Mozart. Un movimiento lleno de gracia con su trío en forma de un segundo minuetto.

El cuarto movimiento, allegro molto, escrito en forma de rondó contiene un robusto tema principal de estilo caballeresco lleno de alegría y fuerza, que se va repitiendo separado por diversos episodios intermedios.

Se trata de un gran adelanto en el tratamiento del género con respecto a su anterior sinfonía. El compositor más tarde rehízo algún material del primer movimiento para el final de su cuarta sinfonía en si menor, la anteriormente conocida como quinta.