SCHUBERT 5

La “Sinfonía Nº 5 en si bemol mayor” D 485 fue iniciada en el mes de septiembre de 1816 y terminada el 3 de octubre del mismo año. Es la última escrita durante el periodo en que trabajaba como maestro, viviendo con su padre. Esta sinfonía, una de las más populares de Schubert, permaneció inédita largo tiempo. Esto ocurrió con todas sus sinfonías, ninguna de las cuales se editó durante su vida. La primera audición pública tuvo lugar en el Palacio de Cristal de Londres en el mes de febrero de 1873, pero no se editó hasta 1885.

En esta obra no utiliza ni trompetas ni timbales. Fue escrita para la orquesta familiar que dirigía Otto Hatwig, utilizando los instrumentos de que disponía. En este caso una flauta, dos oboes, dos fagots, dos trompas y cuerdas. Sus temas líricos se presentan como lieder y son fácilmente memorizables. El tratamiento de los temas es más sencillo que en su anterior sinfonía.

El primer movimiento allegro presenta dos temas poco contrastados, con mayor importancia para el segundo grupo temático, que es el que inicia la recapitulación. El andante con moto empieza con la presentación del primer tema mediante las cuerdas. Este tranquilo tema es repetido varias veces hasta la presentación del segundo. Los dos temas se repiten en la reexposición con ligeras variantes, terminando con un acorde final con la intervención de la trompa.

El menuetto recuerda a Mozart. Su trio contiene una frase contrastante. El allegro vivace final comienza con un tema de contradanza a la manera de Haydn. Este primer tema se repite. Luego se presenta el segundo tema expuesto por la madera, una melodía húngara. Antes del desarrollo, según la partitura, también debería repetirse la totalidad de la presentación del segundo tema, pero muchos directores la omiten. Nos encontramos en uno de los casos en que los intérpretes omiten repeticiones por encontrarlas demasiado reiterativas, según su opinión personal.