SCHUBERT 8

La “Sinfonía Nº 8 en si menor” D.759 (Inacabada) es la que recibe propiamente este título. En 1822, un año después de abandonar la séptima, Schubert realiza el esquema de su octava en partitura para piano. Termina y orquesta los dos primeros movimientos. Empieza el scherzo que no acaba y no deja ninguna información sobre el allegro final. El compositor deja la obra en el mes de octubre de 1822. El misterio empieza cuando ofrece la mitad de la sinfonía, las dos partes terminadas, a la Steiermärkischen Musikverein, la sociedad Musical de Estiria en Graz, para dar gracias por su nombramiento de socio de honor, en el verano de 1823. Su amigo Anselm Hüttenbrenner, miembro de dicha sociedad, conserva durante cuarenta años el manuscrito, sin intentar jamás su ejecución, a pesar de la gran importancia de la partitura. El estreno de la “Inacabada” por antonomasia de Schubert no se realizó hasta el 17 de diciembre de 1865 bajo la dirección de Johann Herbeck, en un concierto de Amigos de la Música de Viena.

El primer movimiento allegro moderato empieza con una introducción lenta de gran seriedad a cargo de los violoncelos y contrabajos. Entonces aparece el primer tema presentado por el oboe y el clarinete, una bella pero triste melodía. Con una transición instrumentada con trompas y fagotes, se da paso al segundo tema, una especie de vals lento y tierno interpretado por los violoncelos acompañados de un ritmo sincopado. Violentos acordes de la orquesta preparan la elaboración del tema hacia una mayor expresividad. Con un si del tutti comienza la repetición completa de la exposición. El desarrollo empieza con una elaboración del tema serio usado en la introducción, al que lleva por un recorrido de gran expresividad a su clímax final. Es un momento de gran fuerza y tensión. En la reexposición vuelven a presentarse los dos temas, terminando con una coda sobre el tema grave del inicio, concluyendo con cuatro contundentes acordes.

El andante con moto empieza con una cálida y expresiva melodía de las cuerdas. El clarinete es el encargado de presentar el segundo tema, repetido por el oboe y terminando la exposición con un tutti de carácter militar, a modo de desarrollo, que parece abandonar las formas clásicas. Sigue la recapitulación de ambos temas, acabando con la repetición del tutti de carácter militar y la coda, con un arpegio conclusivo recorriendo todos los registros de la cuerda.

Versión completada

Brian Newbould realizó una versión completada de esta sinfonía grabada en Londres en el año 1983. Se dispone del boceto completo del scherzo en versión para piano y de la línea melódica para la primera parte del trío. Dos páginas del scherzo Schubert las dejó orquestadas. Para terminar el movimiento, Brian compuso la segunda parte del trío basada en la primera, pensando lo que hubiera realizado el propio Schubert.

Para el final de la sinfonía no existe nada. Brian tomó el entreacto en si menor de Rosamunda. Está en el mismo tono de la sinfonía, utiliza la misma orquesta y adopta el esquema con el que están construidas las anteriores sinfonías de Schubert. Su espíritu está cerca de la octava sinfonía, pudiendo haber sido su final.

Una teoría se basa en que Rosamunda fue escrita al mismo tiempo que la sinfonía, pero con la particularidad de que Schubert estaba obligado a entregar la partitura para su representación. Viendo que era imposible terminarla a tiempo tomó lo que le faltaba de otras obras. La obertura es de su ópera “El arpa mágica” y como intermedio para el segundo acto podía haber tomado el final medio acabado de su sinfonía.

El scherzo sigue en la línea emprendida por el de su anterior sinfonía, con un simpático trío lejos de toda tensión dramática. El allegro molto moderato forma parte de la música que escribió para Rosamunda D.797. Esta obra fue encargada en el mes de noviembre de 1823 y estrenada el 20 de diciembre del mismo año o sea casi contemporánea de la sinfonía. Este es otro motivo para emplear este fantástico entreacto situado después del acto primero en Rosamunda, como si perteneciera a la sinfonía.

Musicólogos como George Grove lo apoyan, pero no existe ninguna evidencia que lo pruebe. Consta de dos temas relacionados, con una sección central de desarrollo, que empieza con una expresiva frase del clarinete y llega a una situación de gran sentido trágico. Después de la recapitulación termina con una coda, en la que destaca la cadencia interrumpida que lleva a la definitiva al modo mayor.

A principios de 1823, Schubert contrajo una enfermedad venérea de la que nunca acabó de recuperarse, pasando varias semanas en un hospital. Durante el verano realizó un viaje junto con su amigo Vogl, visitando Steyr y Linz. Fue como hemos dicho nombrado miembro de la Musikverein de Estiria en Graz. Como agradecimiento les prometió el envío de una sinfonía. Pero como pasaba el tiempo y no cumplía su promesa, su padre se lo recordó. Entonces fue cuando se le ocurrió enviar la parte terminada de su sinfonía en si menor y remitir el resto, cuando se encontrase en disposición de terminarla, cosa que nunca ocurrió. Acaso por esto su amigo Hüttenbrenner la guardó, olvidándose de ella.