SIBELIUS 5

La “Sinfonía Nº 5 en mi bemol mayor”  Op.82 fue empezada durante el verano de 1914, al principio de la Primera Guerra Mundial. Su composición se vio interrumpida por necesidad de componer obras menores para su subsistencia. Esta primera versión de la sinfonía se estrenó el 8 de diciembre de 1915, en el día de su 50º aniversario, con gran éxito.

En enero de 1916, antes de su publicación, Sibelius realizó unos cambios menores en su obra, pero no estaba satisfecho y efectuó una segunda versión de la misma que se estrenó en el mes de diciembre de 1916. Pero todavía realizó modificaciones hasta el final de la primavera de 1919.

PIANO
Piano Steinway en Ainola

Comentaremos la versión original de 1915 y luego veremos las diferencias con la versión final. La anterior sinfonía había llegado a los límites de la tonalidad, presentándose obscura y difícil de escuchar en diferentes fragmentos. Ahora Sibelius regresa a una tonalidad mas clara, pero con el nuevo estilo personal de Sibelius. Es el estilo tardío de la música de Sibelius que empieza con esta obra.

El primer movimiento, tempo tranquillo assai, presenta el primer tema mediante la madera apoyada por las trompas en forma expansiva. Un trémolo en la cuerda nos conduce al segundo tema, que será mas adelante ampliamente desarrollado por la misma. Una sección menos definida constituye la parte final del movimiento, que concluye con una breve coda. Nos encontramos con el desvanecimiento de la forma sonata clásica pues desaparece la recapitulación.

El segundo movimiento, allegro commodo corresponde al scherzo, pero desarrollado en forma libre. El tema inicial se abre mediante una rítmica expansión, apoyado por la cuerda en rápidos movimientos armónicos. La parte central se hace mas dramática hasta conducirnos al climax subrayado por los metales, que cierran algo bruscamente el movimiento.

El tercer movimiento, andante mosso, después de unos compases introductorios nos presenta un tema rítmico, interpretado por la cuerda en pizzicatto y las flautas en terceras de un modo idílico. Continúa con una serie de variaciones del tema, aumentando su vertiente melódica. Un movimiento de estructura sencilla, pero realizado de un modo muy característico de Sibelius. Después de una última repetición del tema por la cuerda sola en pizzicatto termina tranquilamente.

El último movimiento, allegro commodo, largamente molto, empieza con una masiva entrada de las cuerdas, hasta que aparece el tema principal, un tema característico, amplio y expansivo. Luego encontramos un segundo tema complementario en la madera. El tema lírico crece en la parte final impulsado por la cuerda. Después de una sección bastante estática llegamos a la recapitulación con el tema claramente expandido, apoyado por toda la orquesta en forma de una solemne coda.

Veamos ahora las diferencias entre la versión original de 1915 comentada anteriormente y la final de 1919. En primer lugar vemos que se ha reducido en tres movimientos.

El primer movimiento, tempo molto moderato, allegro moderato, agrupa los dos movimientos de la versión anterior. Empieza con una llamada de la trompa que no se encuentra en la primera versión. En ésta, el primer movimiento se constituye como una especie de introducción al segundo, más dinámico. Con la unión de ambos movimientos Sibelius logra una estructura mas compacta, presentando una mayor claridad expositiva. El tratamiento dado al viento también es más brillante que en la primera versión.

El segundo movimiento, andante mosso, quasi allegretto, emplea el mismo tema del tercer movimiento anterior, pero en ocasiones el tratamiento del material es diferente de la versión original. Es importante reseñar el aumento del número de compases con respecto a la versión original. El final también ha cambiado con la interpretación del tema principal por la madera.

El tercer movimiento, allegro molto, conserva todos los elementos de la primera versión pero Sibelius elimina unos 200 compases, especialmente repeticiones, variando también ligeramente la orquestación. La coda final ha cambiado con una serie de acordes orquestales que le dan un aspecto más solemne y triunfal que en la primera versión. Recordemos que Finlandia había logrado su independencia durante el periodo de recomposición de su sinfonía y para un nacionalista como Sibelius esto se debería notar.