SPOHR 3

La “Sinfonía Nº 3 en do menor” Op. 78 fue terminada en marzo de 1828 en un momento de máxima felicidad para su autor, tanto en la vertiente profesional como personal. La muerte de Weber y de Beethoven lo acreditaban como el mayor compositor vivo, tanto en Alemania como en Inglaterra. En el plano afectivo había llegado a un plano de estabilidad en su relación con Dorette después de 22 años de feliz matrimonio. Sus dos hijas mayores estaban casadas y la pequeña de solo 10 años era una fuente de felicidad. Su trabajo en Kassel como director musical estaba en concordancia con sus deseos.

Se estrenó en Kassel en el concierto del día de Pascua de 1828, junto a la novena sinfonía de Beethoven, ambas dirigidas por primera vez por Spohr. La tercera de Spohr permaneció como obra de repertorio durante todo el siglo, conducida entre otros por Mendelssohn, Wagner y en Londres por Sullivan, Mackenzie y Sterndale Bennett.

El primer movimiento andante-grave, allegro empieza con una introducción lenta cuyo tema principal se convertirá en los dos temas del allegro. Un movimiento jovial pero teñido con cierta melancolía. El movimiento lento larghetto es de carácter romántico en forma de una canción de amor, acaso lo compuso pensando en su mujer Dorette.

El scherzo nos muestra un mundo en claroscuro con un trio más luminoso, dominado por los instrumentos de viento. Termina con un allegro, cuyos temas son presentados en sus primeros compases. Música optimista con amplio empleo del contrapunto, en un desarrollo que culmina en una fuga. Una coda en forma de fanfarria finaliza la obra.