SPOHR 8

La “Sinfonía Nº 8 en sol mayor” Op.137, fue compuesta durante los meses de agosto y octubre de 1847. Visitó Inglaterra en el verano de aquel año para dirigir conciertos para la Sacred Harmonic Society. Entonces se le pidió que compusiera una sinfonía para la Philharmonic Society de Londres. Debido al gusto conservador británico no intentó realizar nada nuevo en esta obra. Téngase en cuenta que sus mayores éxitos conseguidos en Londres fueron sus dos primeras sinfonías y la Histórica en 1840.

Está instrumentada para pares de flautas, oboes, clarinetes, fagots y trompetas, cuatro trompas, tres trombones, timbales y cuerda. Estructurada clásicamente en cuatro movimientos empieza con un dramático adagio. Después de una introducción dolorosa parece que las nubes se disipan, para continuar con una relajada melodía. El segundo tema deriva del primero. En el desarrollo hace uso de un fugato que aumenta la inquietud. El segundo movimiento poco adagio, deja que las dramáticas emociones contenidas en el movimiento anterior estallen en un trágico lamento.

En el tercer movimiento, que corresponde al scherzo, la tendencia se invierte y siguiendo un proceso inverso al de su obra anterior, se produce un regreso al Kinderwelt. Llamadas de las trompas y juegos de las maderas nos conducen a un ligero estilo de serenata. En el trio utiliza un virtuoso solo para violín, acaso para recordar con nostalgia, los éxitos alcanzados en su juventud como gran violinista. La coda utiliza el material del scherzo combinándolo con el solo de violín.

El último movimiento, consiste en un allegro de estilo ligero con fanfarrias del viento, como si se quisiera olvidar de la realidad presente, ocultándose en las realizaciones artísticas, tal como lo expresó en una de sus cartas. Pero al final del movimiento se recuerda a la figura que cierra el primero, como una vuelta a la realidad presente.