STILL 1

La “Sinfonía Nº 1” (Afro-American Symphony) fue terminada en 1930, estrenándose en 1931, dirigida por su infatigable defensor Howard Hanson dirigiendo la Rochester Symphony Orchestra. Era la primera vez en la historia de los Estados Unidos, que una importante orquesta estrenara una sinfonía escrita por un negro.

La obra obtiene un gran triunfo y pronto se convierte en obra de repertorio, siendo interpretada por todas las orquestas importantes de los Estados Unidos. Con esta obra Still logra una fama de ámbito mundial.

Dejemos al propio compositor hablar sobre su obra. Los temas se me ocurrían y los anotaba cuidadosamente. Una forma envolvente estaba creciendo lentamente. Sabía que deseaba escribir una sinfonía. Sabía que debería ser una obra americana. Deseaba demostrar como el blues, frecuentemente considerado como un género de expresión de baja categoría, podía ser elevado a su más alto nivel musical.

En su orquestación emplea un banjo, siendo la primera vez en la historia de la sinfonía que se emplea este instrumento en una de sus obras. Se trata de un instrumento de cinco cuerdas procedente del África occidental, introducido en los Estados Unidos durante el siglo XIX por los músicos negros. Forma parte de la música dixieland hacia 1890, convirtiéndose en el instrumento musical de la música folclórica norteamericana.

El primer movimiento, moderato assai, lleva el subtítulo Longings (anhelos). Empieza con el tema principal iniciado por el corno inglés, una melodía en una tonalidad ambigua, que se convertirá en el núcleo de la obra. Se trata de un blues, que nos recuerda al usado por Dvorak en su Sinfonía del Nuevo Mundo. La trompeta con sordina expone totalmente el tema, que se desarrolla a continuación. El segundo tema es presentado por el oboe, representando la parte espiritual de la música negra. Estos elementos son usados en una magistral sección de desarrollo, llevándolos a un gran esplendor. La recapitulación nos presenta los temas en sentido inverso. El tema del blues aparece en la parte final totalmente orquestado, conduciéndonos a una afirmativa coda.

BANJOEl segundo movimiento, adagio, lleva el subtítulo Sorrows (sentimientos). Expresa el dolor de un pueblo oprimido pero no destruido. El tema principal es presentado por el oboe acompañado por la cuerda y flauta. La propia flauta realiza una vacilante repetición del tema del blues del primer movimiento. Los arpegios del arpa acompañan a una nueva transformación del blues. Los dos temas se presentan en orden inverso al final del movimiento.

El tercer movimiento, animato, lleva el subtítulo Humor. Realiza la función del scherzo, presentando una animada danza. Es el movimiento más popular de su autor, interpretándose muchas veces separadamente. Los ritmos usados pertenecen al ragtime y al jazz. Los temas sincopados son característicos. El uso del banjo añade coloración a la festiva escena. Algunos de los ritmos nos recuerdan a Gershwin.

El último movimiento, lento, con risoluzione, lleva el subtítulo Aspirations. Los temas usados son de los anteriores movimientos. Representa la confianza en el futuro del pueblo negro americano, indicando que parte de su cultura proviene de los africanos. Un tema amplio se desarrolla noblemente, como un himno a la esperanza. En la parte final retorna el ritmo característico de la raza, que nos lleva a una gran coda de aspecto triunfal, como señal de una futura victoria.

Los temas que usa en la sinfonía, a pesar del estilo y similitud con los cantos y danzas del folclore negro, han nacido todos de la imaginación de su autor. Nos recuerdan el estilo de los spirituals, el de los shout songs, los cantos rítmicos religiosos con sus bruscas respuestas, las canciones negras con el acompañamiento del banjo, los motivos de la música de jazz.

Still era un hombre dotado de una gran religiosidad, dedicando todas sus obras a Dios. Su sinfonía representa la esperanza del pueblo negro, usando su música religiosa como fórmula de expresión.