BEETHOVEN Sinfonía 4

La “Sinfonía Nº 4 en si bemol mayor” Op.60 fue compuesta en el año 1806 y estrenada el 7 de marzo de 1807 en el palacio del príncipe Lobkowitz en Viena. Está orquestada para flauta, dos oboes, dos clarinetes, dos fagots, dos trompas, dos trompetas, timbales y cuerda. La obra fue escrita para el Conde Franz von Oppersdorf, un pariente del príncipe Lichowsky, uno de los protectores del compositor.

Después de una solemne introducción lenta, aparece el primer tema del allegro, marcado por cuatro compases y encomendado a los violines. El segundo tema es presentado por las maderas. El adagio contiene una emotiva línea melódica y está totalmente escrito en un tempo muy lento. El menuetto posee una gran fuerza rítmica.

Termina con un allegro ma non troppo, rápido a pesar de su nombre, cuya breve coda contrasta con la de su anterior sinfonía. Parece que con esta obra, Beethoven quisiera hacer un homenaje a sus predecesores, en especial a Haydn, escribiendo una música solemne y absoluta, con la pureza que reclamaban los clásicos.