BRIAN Sinfonía 15

La “Sinfonía N° 15 en la mayor”  fue escrita entre los meses de febrero y abril de 1960. Su primera audición fue durante una grabación de la BBC el 23 de junio de 1976, interpretada por la Royal Philharmonic Orchestra dirigida por Stanley Pope. Brian compuso esta obra cuando había cumplido sus 84 años y todavía no había llegado a la mitad de su gran ciclo sinfónico.

Está orquestada para cuatro flautas, una doblando piccolo, tres oboes, corno inglés, tres clarinetes, clarinete bajo, cuatro fagots, uno doblando contrafagot, seis trompas, cuatro trompetas, cuatro trombones, tuba, euphonium, timbales, pandereta, triángulo, castañuelas, bombo, tres cajas, platillos, platillo suspendido, xilófono, glockenspiel, dos arpas, celesta y la cuerda habitual.

La obra está escrita en un solo movimiento dividido en tres partes. Empieza con una fanfarria al estilo de Elgar, una herencia de Händel. Este será el tema principal de la obra, que irá reapareciendo en su transcurso, adoptando diferentes formas. Como una especie de rondó irá alternando con secciones más tranquilas. La música varía continuamente, desde marchas a momentos solemnes, pasando por secciones más oscuras y otras con intervención de instrumentos solistas. La segunda parte es de carácter lírico. La inicia el clarinete siguiendo de un modo semejante al barroco, pero pronto aparecen diversos solos y dúos que le dan un aspecto original. Especialmente bello es el dúo de la trompa y la flauta, acompañadas por el glockenspiel. Un intermedio presentado por el metal interpreta una variación del tema principal. Continúa con momentos contemplativos, casi religiosos, con solos del violín y la flauta. Termina con las notas del glockenspiel. La última parte empieza con una danzarina versión del tema principal. Es como una parodia de La Valse de Ravel. A pesar del uso de elementos clásicos, la música de Brian suena siempre como una música diferente, más moderna. Termina con una solemne versión interpretada por el metal de la fanfarria inicial.