BRIAN Sinfonía 18

La “Sinfonía N° 18”  fue compuesta entre los meses de febrero y mayo de 1961. Se estrenó el 26 de febrero de 1962 en el St Pancras Town Hall de Londres, interpretada por la Polyphonia Orchestra dirigida por Bryan Fairfax.

Está orquestada para dos flautas, una doblando piccolo, dos oboes, uno doblando corno inglés, dos clarinetes, uno doblando clarinete bajo, dos fagots, uno doblando contrafagot, cuatro trompas, dos trompetas, tres trombones, tuba, timbales, pandereta, triángulo, bombo, tres cajas, platillos, xilófono, glockenspiel, arpa y la cuerda habitual.

La orquestación se ha reducido respecto a las anteriores sinfonías, tratándose de una obra dividida en la forma clásica de tres movimientos. También su reducida dimensión se ajusta a las obras del clasicismo. Su estilo asimismo ha cambiado con respecto a las anteriores, en forma de un neoclasicismo, pero conservando la modernidad del continuo desarrollo de sus temas. Bryan Fairbax, que estrenó la obra, parece que influyó al tener que dirigirla con una orquesta con ciertas limitaciones. Por ello su estilo es más sencillo, siendo una obra más fácil de escuchar que sus precedentes sinfonías.

El primer movimiento, allegro moderato, está escrito en una simplificación de la forma sonata, reducida a un solo tema en continua evolución. Un tema en forma de ácida marcha militar marcada por fuertes estallidos de la percusión. Después de una variada amplificación del tema, acaba reduciéndose a su esqueleto básico.

El segundo movimiento, adagio poco, está escrito en una libre tonalidad. El ambiente es opresivo, teñido por notas trágicas. Una especie de marcha fúnebre emerge entre los fragmentos de motivos indeterminados. Un solo de viola bastante amargo precede a otro de la flauta. El movimiento termina con un crescendo angustiado, participando toda la orquesta dominada por los gritos de los metales y la percusión.

El último movimiento, allegro e marcato sempre, lento marcia e sostenuto molto e pesante, allegro, está dividido en dos partes. La primera está compuesta por una marcha rápida con algunos aspectos grotescos y otros optimistas. La segunda parte consiste en una variación del tema en forma de marcha lenta, pero pronto se recobra en un nuevo allegro. La coda termina la sinfonía mediante una fanfarria del metal que precipita el final.