BRIAN Sinfonía 25

La “Sinfonía N° 25 en la menor” fue compuesta entre los años 1965 y 1966. Su primera audición se realizó el 18 de junio de 1976 en una grabación de la BBC, interpretada por la BBC Scottish Symphony Orchestra dirigida por John Canarina.

Está orquestada para tres flautas, una doblando piccolo, dos oboes, corno inglés, dos clarinetes, clarinete bajo, tres fagots, uno doblando contrafagot, cuatro trompas, tres trompetas, tres trombones, tuba, euphonium, dos juegos de timbales, pandereta, triángulo, campanas tubulares, cascabeles, bombo, tres cajas, tam-tam, platillos, xilófono, glockenspiel, arpa y la cuerda habitual.

Es una obra dividida en tres movimientos. El primero, allegro risoluto, es un movimiento de gran brillantez rítmica que parece escrito por un joven revolucionario. A partir de un motivo inicial se va desarrollando un indefinido tema. Es difícil pensar que se trata de una música escrita por un “viejo” de 90 años. En la parte central se presenta un tema lírico contrastante con el rítmico, acentuado con el uso de la percusión. En la coda se combinan perfectamente ambos temas tomando algo de solemnidad.

El segundo movimiento, andante cantabile, es contenido en su orquestación durante todo el movimiento, dibujando un paisaje pálido e invernal. Un tema lírico en ciertos aspectos desolador se va transformando en diversas variaciones. Como es corriente en su estilo, encontramos los clásicos solos para el violín y la flauta. Termina con una coda de definida tonalidad.

El último movimiento, allegro ma non tanto, está formado por diversos motivos rítmicos interpretados por la madera en construcciones contrapuntísticas. La parte central es más tranquila con intervención de instrumentos solistas. Finalmente los motivos rítmicos vuelven a ser dominantes, terminando con una coda de carácter alegre y optimista que denota la juventud de su autor.